Archivo de la etiqueta: periodismo

Inscripción Diplomado en Periodismo Turístico Online 2016 | Alianza Latinoamericana de Periodistas Turisticos

Se abre la inscripción para el Diplomado en Periodismo Turístico a distancia, para profesionales, estudiantes y público en general, de todo el mundo.

El requisito de este curso, que es totalmente gratuito, es que el aspirante maneje a la perfección una segunda lengua, o cuente con la colaboración de alguien que así lo haga, para la publicación profesional de traducciones.

Inscripción: http://goo.gl/forms/NEIAQFmvbl

Para cursar diplomados presenciales hacer click sobre el sitio:Buenos Aires, ArgentinaCorrientes, ArgentinaMonterrey, MéxicoMadrid, EspañaPatagonia, ChileMás información del Diplomado:

Origen: Inscripción Diplomado en Periodismo Turístico Online 2016 | Alianza Latinoamericana de Periodistas Turisticos

Anuncios

Periodismo de datos, una nueva forma de contar noticias | mediosmilenium.com

Por Daniel Escobar

Los ciudadanos cada vez requieren de información veraz, transparente y soportada en evidencias. La competencia que ha surgido en Internet para nosotros los periodistas en blogs y otros canales de difusión, han dejado en evidencia que el público requiere de un nuevo estilo dinámico y conciso de relatar historias basado en cifras claras.

Los datos dejaron de ser simplemente tablas desordenadas, para convertirse en el hilo conductor de las historias que contamos. Es por esta razón que el “data journalism”, como se le conoce en inglés al periodismo de datos -tendencia actual informativa- se podría definir con un estilo de periodismo de investigación en el que se condensan tablas, gráficos, imágenes, documentos, con el fin de relatar hechos, pero de una manera diferente.

Una de las grandes ventajas del periodismo de datos, es que las investigaciones están soportadas en información de acceso público, lo importante es tener claro qué buscar, en qué páginas, cómo convertir los hallazgos en un tema de interés para las audiencias y qué herramientas utilizar. Para esto contamos con algunos recursos digitales como: Data Wrangler, Piktochart, FusionTables o Google Refine.

Teniendo clara esta situación, los periodistas deberíamos ver como una oportunidad y un reto el periodismo de datos, para que estemos a la vanguardia de la información y así podamos darle nuevos insumos a los medios tradicionales, hagamos de las noticias atractivas para nuestro público y le demos un giro a las historias que contamos.

Tomado de: http://www.mediosmilenium.com/v2/blog/periodismo-de-datos-una-nueva-forma-de-contar-noticias

Hasta el 30 de mayo se recibirán postulados al premio del Movimiento Periodismo Necesario | AVN

AVN

eriodismo1426522785Hasta el 30 de mayo se recibirán las postulaciones a la VI edición del Premio Aníbal Nazoa del Movimiento Periodismo Necesario, dirigido a los profesionales de la comunicación social, comunicadores alternativos, comunitarios y estudiantes de comunicación social, así como a grafiteros, artistas plásticos, humoristas, caricaturistas, ilustradores, diseñadores, entre otros.

Los trabajos postulados tienen que haber sido escritos y transmitidos en idioma castellano, en cualquier medio de comunicación social, así como en páginas web, blogs, redes sociales, entre otros, así como deben haber sido publicados  en Venezuela o en el exterior entre el 28 de abril de 2014 y el 28 de abril de 2015, de acuerdo con las bases del concurso dadas a conocer por el jurado calificador en Caracas, reseña el diario Ciudad Ccs.

Todos los que aspiren a participar pueden inscribirse y enviar su trabajo por el correo electrónico: movimientodeperiodismonecesario@gmail.com.

El jurado se comunicará y debatirá vía correo electrónico sobre los trabajos recibidos y también tienen previsto sostener una deliberación presencial conjunta el sábado 6 de junio próximo para analizar los temas seleccionados y redactar el veredicto, el cual será publicado el miércoles 10 de junio en los diversos medios del país.

Los reconocimientos se otorgarán en un acto público a realizarse el 20 de junio, días previos a la celebración del Día del Periodista -27 de junio-.

La premiación consistirá en un diploma en las categorías que decida el jurado y opcionalmente se obsequiarán libros donados por instituciones culturales y editoriales venezolanas.

En ediciones anteriores, el galardón fue otorgado al escritor y periodista Luis Britto García; al conductor del programa televisivo Cayendo y Corriendo, Miguel Pérez Pirela, así como los intelectuales  Roberto Malaver y Roberto Hernández Montoya, por su programa de televisión Como ustedes pueden ver; Eleazar Díaz Rangel, por su columna Los Domingos de Díaz Rangel; José Vicente Rangel, por su espacio televisivo José Vicente Hoy; la televisora alternativa y comunitaria Catia TV, entre otros.

vía Hasta el 30 de mayo se recibirán postulados al premio del Movimiento Periodismo Necesario | AVN.

Periodismo e internet: más deprisa, más precario y ¿menos riguroso? | ssociologos.com

Publicado por: Michael Neudecker

Periodismo e internet: deprisa, precario

Captar la atención en la sociedad de la información es muy complicado. Cada día se lanzan millones de mensajes y la competencia entre los medios de comunicación es atroz. El escritor francés Christian Salmon plantea que “lo escaso en una sociedad de la información (…) no es la información, que precisamente es sobreabundante; lo escaso, debido a esa sobreabundancia, es la atención de los agentes a quienes está destinada esa masa de información”.

Los ciudadanos son convertidos en consumidores que eligen entre millones de mensajes a los que prestan atención de la misma manera que escogen cualquier otro producto de consumo. En la lucha que mantienen los medios para que su mensaje sea elegido de entre una amplia oferta la rapidez es fundamental, ser los primeros en lanzar la noticia se convierte en una lucha a vida o muerte. Lejos queda la época de la crónica y del reportaje periodístico que exigía al periodista que se tomara su tiempo para elaborar su información bien contrastada. Esta transformación en las prioridades periodísticas viene impuesto por un cambio revolucionario en los medios de comunicación: Internet.

Internet, el tercer medio en publicidad en España

Internet ya se ha instalado definitivamente entre los medios de comunicación en España y va escalando posiciones. Según publica Luis Palacio, director del Informe Anual de la Profesión Periodística de la Asociación de la Prensa de Madrid y de Digimedios.es, internet ya es el tercer medio por volumen de inversión, superado por la televisión y la prensa.  La digitalización está transformando radicalmente el negocio de los medios de comunicación. Paulatinamente, los medios estrictamente digitales van captando una parte cada vez mayor de la cifra de negocio”, escribe Palacio en su artículo “Grupos de comunicación en España: una propiedad tan concentrada como el negocio” publicado en Cuadernos de Periodistas.

Según el artículo de Palacio, “en España, y teniendo en cuenta solo la publicidad denominada gráfica o display (que incluye el vídeo online), la inversión alcanzó en 2013 los 380,5 millones de euros (…) No se trata de la única aproximación, ya que la asociación IAB Spain realiza también una estimación de la publicidad contextual o de enlaces, que eleva la inversión total hasta 832 millones en 2013”.

No es de extrañar que Internet sea un medio atractivo para la publicidad, ya que cada vez pasamos más tiempo navegando. Según la 3ª Ola del Estudio General de Medios (EGM) de 2014, el 63% de la población española accede Internet y afirma que ha permanecido un promedio de 158 minutos diarios ‘enganchados’ a la red.

Pero Internet solamente es el medio. Los soportes para acceder a la red también están evolucionando y ahora resulta cada vez más fácil hacerlo desde cualquier lugar. Ya no es necesario ir a casa o a un cibercafé para conectarse. Cada vez más personas cuentan con un teléfono móvil que les permite acceder a Internet desde cualquier sitio. Así por ejemplo, según los datos del EGM, entre septiembre y noviembre de 2014 el 86% de los internautas accedió a la red a través de un Smartphone, un 33% más respecto a 2013. 

Es decir, si internet crea la posibilidad de la información a tiempo real, el uso masivo de los dispositivos móviles con acceso a la red convierte esa posibilidad en una realidad. Y la consecuencia para los medios de comunicación es que deben informar aún más deprisa si quieren ser los primeros en ser elegidos por los consumidores.

Las redes sociales y el periodismo

Si internet es el medio que está revolucionando la información, las redes sociales son el vehículo en el que viaja esta información a través de la red con un enorme impacto entre los usuarios. Según el estudio “Social, Digital & Mobile in Europe 2014”, el 93% de los internautas en España está en las redes sociales y la mayoría las utiliza para informarse de la actualidad. Por ejemplo, según el Digital News Report 2014 del Reuters Institute for the Study of Journalism, el 50% de los usuarios españoles de las redes sociales utilizan Facebook para consumir noticias, el 21% usa Twitter y Youtube, y el 10% Google +. En España también es masivo el uso de la aplicación Whats App, de ,los cuales el 26% lo utiliza para acceder a las noticias.

Uso de WhatsApp Fuenten Reuters Institute

Pero las redes sociales no son solamente la manera más rápida y eficaz para que el consumidor acceda a la noticia, sino que también se han convertido en fuentes para los periodistas. Por ejemplo, según un estudio entre periodistas europeos publicado por el portal estadístico alemán statista.de, en “una semana habitual” el 76% reconoce utilizar como fuente Wikipedia, el 68% usa Facebook, el 54% blogs personales, el 50% Youtube, el 45% Twitter y el 36% Linkedin.

Uso de las RRSS como fuente por periodistas europeos. Fuente Statista.de

El veterano periodista español Ángel Casas, en una entrevista en el periódico Deia publicada el 29 de diciembre, afirmó: “Siempre estamos en tránsito. El periodismo siempre se está reinventado. Ahora, con las redes sociales estamos dirigiéndonos hacía otra fórmula periodística diferente a la que hemos conocido hasta ahora. La información llega desde muchos sitios y el peligro es que no está muy contrastada porque llega de una manera muy frágil. Eso obliga a estar constantemente con los ojos muy abiertos”.

Por otro lado, la subdirectora del diario ABC, Montserrat Lluis Serret, afirmó en una entrevista al diario digital El Pueblo de Ceuta el pasado 12 de noviembre que “las redes no son periodismo, carecen de la credibilidad y del rigor que se presuponen a la información periodística”. Es decir, según las advertencias de estos dos veteranos periodistas resulta fundamental contrastar la información surgida en las redes sociales antes de tratarla como una fuente fiable. Y contrastar requiere tiempo, y tiempo es lo que los periodistas no tienen.

Noticias sin contrastar

Según un estudio realizado por ING y publicado el pasado mes de junio de 2014, solamente el 20% de los periodistas online comprueba sus fuentes antes de publicar la noticia. En cambio, un 45% reconoce que en la mayoría de los casos publica primero y contrasta después, un 14% reconoce hacerlo en la mitad de los casos y un 21% publica sin contrastar en pocas ocasiones. Es decir, un 59% de los periodistas reconoce no contrastar de manera habitual las fuentes de las noticias antes de publicar. 

Además, este estudio afirma que “los periodistas actúan de manera diferenciada en las redes sociales en comparación con la manera en la que informan a través de los medios tradicionales. El 67% de los periodistas dice que se expresa de manera diferente en las redes sociales, compartiendo su opinión personal de manera más abierta en las redes sociales a pesar del hecho de que los periodistas son percibidos como profesionales objetivos y como reporteros de hechos noticiosos de acontecimientos de importancia general (Journalists act differently on social media compared to the way they report through traditional news channels. 67% of journalists said they express themselves differently on social media, sharing their personal opinion more openly on social media, despite the fact that journalists are seen as being objective and reporters of news facts relating to events of general importance)”.

Estudio ING

Es decir, cada vez más periodistas utilizan las redes sociales tanto para informarse como para compartir información, y en ambos casos es mayoritario el número de profesionales que no contrastan las fuentes de sus noticias antes de publicar y que mezclan su opinión personal con las informaciones a pesar de que el público que las consume no es capaz de diferenciar esa opinión de los hechos objetivos.

Pero a las prisas por publicar y a la falta de rigor en muchas informaciones hay que añadir un contexto de creciente precariedad laboral y de presión profesional entre los periodistas.

Aumenta la precariedad y la presión a los periodistas

El auge de Internet entre los medios de comunicación coincide con el proceso de precarización de la profesión periodística en España. Según el Informe Anual de la Profesión Periodística del año 2014 realizado para la Asociación de la Prensa de Madrid (APM) y publicado el pasado mes de diciembre, el principal problema en la profesión periodística, según los propios periodistas españoles, es el aumento del paro y de la precariedad.

Hasta noviembre de 2014 hubo 9.451 periodistas en paro buscando empleo y según el comunicado que resume el informe publicado por la APM, “en lo que se refiere a las condiciones salariales y laborales (traslados de sedes, horarios, ventajas sociales…), en términos generales, han empeorado. Por ejemplo, el porcentaje de encuestados de los que trabajan en periodismo contratados que han experimentado reducciones de salarios en sus medios pasó del 76,3% en 2013 al 85,1% en 2014; y entre los que trabajan en comunicación corporativa contratados, el porcentaje de los que experimentaron reducciones salariales pasó del 61,2% al 73,3%. Por el contrario, el porcentaje de encuestados que vivió reducciones temporales o completas de empleo en sus empresas ha sido algo menor en este año respecto a 2013”.

A la creciente precariedad laboral se suma un aumento de la presión sobre los periodistas a la hora de realizar su trabajo. Utilizando los datos del Informe Anual de la Profesión Periodística, la periodista Lucía Vera Hervás escribió el pasado 18 de diciembre en el diario Cinco Días: “Los periodistas continúan recibiendo presiones para que modifiquen sus informaciones publicadas. (…) En 2014 ha aumentado un 15,7% con respecto al año pasado los periodistas que han sufrido algún tipo de presión para que transformen sus artículos, y sólo un 20% de los informadores declara no recibir presión alguna. En el 80% de los casos, esas presiones vienen de la misma empresa en la que trabajan, o, incluso, de los propios jefes. Las presiones de las instancias políticas a los periodistas ocupan el 27,8% las empresas anunciantes casi el 20%”.

Es decir, según ellos mismos, los periodistas en España sufren en general malas condiciones de trabajo, tanto salariales como a la hora de poder ejercerlo en libertad. Según el Informe Anual de la APM, en un baremo entre 1 y 10, los periodistas califican con un 4,3 el grado de independencia profesional con el que trabajan. Esto tiene sus consecuencias en la calidad de la información que producen y en la percepción entre los ciudadanos, que puntúan con un 5,3 su confianza en la información que reciben de los medios.

Según el director del Informe Anual de la Profesión Periodística, Luis Palacio, este aprobado bajo por parte de la población española se debe a “los intereses políticos, la falta de independencia de periodistas y medios, y los intereses económicos de las empresas propietarias de los medios de comunicación”. Sin embargo, según las conclusiones del propio informe, “los periodistas apuntan a que las causas por las que los usuarios confían poco en la información de los medios son: el sensacionalismo, el convertir el periodismo en espectáculo y los intereses políticos de los grupos de comunicación”.

Razones de la opinion negativa de los medios de los propios periodistas Fuente Informe prof 2014. APM

Conclusión: Más rápido, más presión, y menos calidad

Internet ha revolucionado los medios de comunicación permitiendo un acceso inmediato a la información desde cualquier lugar con conexión, que desde la proliferación de los smartphones puede ser cualquier lugar de la calle. Esta posibilidad de poder informar a tiempo real se ha convertido en una obligación para los medios que sufren una muy fuerte competencia para conseguir llegar a un público saturado de mensajes a tiempo real.

La consecuencia es que los periodistas ya no tienen tiempo para hacer su trabajo con rigor y contrastar las fuentes como deberían y optan en la mayoría de los casos “publicar primero y comprobar después”. A ello se suma una creciente presión por parte de sus jefes o patrocinadores en un contexto de paro masivo y precariedad laboral, lo que hace a los periodistas muy vulnerables a esas presiones.

Las redes sociales, cuya presencia abarca a prácticamente todos los usuarios de internet, se han convertido en el vehículo por el cual hacer llegar esa información la mayoría de las veces no contrastada a los ciudadanos, que a su vez la comparten y son incapaces de distinguir los rumores o falsas informaciones, incluso las opiniones, de la información veraz. Esto produce un aumento cuantitativo de la información a expensas de su calidad, lo que a su vez es percibido por los ciudadanos que valoran cada vez peor la información que consumen.

Tomado de: http://ssociologos.com/2015/01/07/periodismo-e-internet-mas-deprisa-mas-precario-y-menos-riguroso/

¿Dejarías que los medios te usaran para obtener datos? Llega el periodismo de sensores | eldiario.es

Laura Albor

El concepto de periodismo ciudadano entra en una nueva dimensión con los sensores (los de tu móvil, los que se acoplan a una placa de Arduino…) Ahora cada ciudadano, cada lector, puede desempeñar un rol activo en la generación de datos noticiables. La pregunta es: ¿hasta qué punto estarías dispuesto a recoger datos para que un periodista escriba un reportaje?

Una placa Arduino (Foto: arduino.cc)
Una placa Arduino

Imagina que un periodista tuviera el ambicioso objetivo de saber en qué comunidad autónoma se hace más deporte, en cuál se duerme mejor o dónde se producen las hortalizas de mejor calidad. Son solo ejemplos ficticios, pero hoy sería posible que el propio reportero, echando mano de la colaboración ciudadana, llevara a cabo el estudio para descubrirlo. ¿Cómo? Aprovechando que todos llevamos un móvil en el bolsillo y que está plagado de sensores.

El llamado “periodismo de datos” está cobrando cada vez más protagonismo dentro de los medios. Esta rama de la comunicación procura ofrecer un tratamiento claro, ordenado y comprensible de los datos a la audiencia. De hecho, según John Keefe, periodista de la WNYC radio de New York y pionero en esta materia, el correcto tratamiento de éstos marcan una diferencia sustancial a la hora de contar una historia.

“Candidatos a las elecciones, empresas, ayuntamientos, entes y organizaciones no gubernamentales; todo el mundo está utilizando datos. Y muchos tienen que ver commigo, contigo y con las personas de las que escribimos en nuestros artículos. Por lo tanto,  para empezar, el periodismo necesita entender los datos disponibles y lo que se puede hacer con ellos”, afirmaba Keefe en una entrevista. “Hoy día, esto simplemente forma parte de la narración de una historia. Ignorar esta parte del mundo significaría quitar algo a tu público, a nuestra democracia. Hablo en serio. Por tanto, cuanto mejor seamos capaces presentar estos datos al público en general y de contar las historias que dependen de ellos, mejor conseguiremos hacer un gran periodismo”.

El proceso que ha de seguir todo periodista a la hora de elaborar cualquier contenido (Foto: Mirkolorenz | Wikipedia.org )
El proceso que ha de seguir todo periodista a la hora de elaborar cualquier contenido

Y ahora volvamos a los sensores, unos dispositivos que hacen posible obtener esos datos de la fuente más directa y que van un paso más allá de lo que nos pueda contar un informe del Gobierno o estudios pagados por empresas. Van hacia el “hazlo tú mismo”: a través de la participación ciudadana, de drones o de redes, estos dispositivos permiten recopilar datos sobre prácticamente cualquier cosa que puedas imaginar.

Entre los ejemplos que siempre salen a la luz cuando se habla de este tipo de periodismo se encuentra el caso de Air Quality Egg, un dispositivo diseñado para medir la presencia de CO2 (dióxido de carbono) y NO2 (dióxido de nitrógeno), los principales y más tóxicos contaminantes de la atmósfera. En este proyecto, cada ciudadano funciona como una estación de lectura que puede compartir sus resultados a través de internet con otros usuarios y con los periodistas, que pueden utilizar esos datos como para sus artículos.

Otro ejemplo es el Cicada Tracker que desarrolló, precisamente, la radio en la que trabaja John Keefe. La idea era elaborar un mapa colaborativo con la probabilidad de aparición de cigarras (bastante conocidas por su peculiar ‘canto’) en diferentes puntos de Nueva York. Para ello se llamó a la participación de los ciudadanos que, haciendo uso de sensores, midieron la humedad y temperatura del suelo para determinar cuándo y dónde se daban las condiciones óptimas para la aparición de estos insectos.

También son experimentos curiosos los que realizó el profesor de la Universidad de Nebraska Matt Waite para ver el trato que recibía su maleta durante un vuelo obGeigie, un proyecto de medición colectiva del nivel de radiaciones en Japón, nacido a raíz de la catástrofe de Fukushima.

“Además de ‘open data’ o de datos obtenidos de fuentes no abiertas, la difusión de sensores de bajo coste y de un movimiento de activismo cívico permite vislumbrar un futuro en el que el periodismo de datos también se basará en los datos producidos ‘desde abajo’, sobre todo en ámbito ambiental”, afirma Alessio Cimarelli, miembro del Spaghetti Open Data. “Las palabras clave del periodismo de sensores son pocas, pero decisivas: datos abiertos, códigos y ‘hardwares’, alianza virtuosa con la administración pública, creación de comunidades de usuarios involucrados y enfoque hiperlocal, pero exportable”.

Es fácil imaginar, por tanto, cómo toda esa cantidad de información generada por los propios ciudadanos genera grandes oportunidades en el ámbito periodístico. Se amplía el horizonte a la hora de abordar hechos noticiables y surgen nuevas fuentes a las que recurrir, pudiendo contrastar la información ofrecida por empresas u organismos públicos. Así, el periodista ya no depende de estudios o informes que elaboran cada cierto tiempo empresas o instituciones para conseguir una determinada información: él mismo puede organizar una comunidad para conseguirlo.

“El periodismo de sensores es especialmente útil en países en vías de desarrollo, donde en ocasiones los datos simplemente no existen”, afirma Pitt. “Creo que los sensores de bajo coste tienen potencial y, si bien no son los de mayor calidad, eventualmente pueden llegar a proporcionar algunos datos”.

Ahora bien, ¿cómo hacerlo? De momento parece que  Arduino es la tecnología que mejor se está acogiendo en este campo. Se trata de un conjunto de componentes electrónicos y ‘software’, ambos libres, que permiten leer sensores, controlar motores… Según los expertos, las ventajas de usar esta tecnología radican en quepermite hacer prototipos en poco tiempo, a un bajo coste y que cuenta además con una enorme comunidad a nivel global que brinda soporte y herramientas para mejorar la tecnología.

Detalle del mapa de Italia en la parte posterior del modelo Arduino UNO (Foto: Cristina Sánchez)
Detalle del mapa de Italia en la parte posterior del modelo Arduino UNO

Ante este panorama, el reto que se plantea ahora para los periodistas es verificar toda esa información, procesarla, extraer conclusiones y sobre todo, ser capaces de contar una historia que resulte interesante para su audiencia. Aunque tal vez lo más difícil sea encontrar quien quiera participar como ‘cobaya’ en sus reportajes porque… ¿Tú lo harías?

Tomado de: http://www.eldiario.es/hojaderouter/tecnologia/hardware/periodismo-sensores-tecnologia-datos_0_315669213.html

Comunica y vuela alto: Lecciones de Bradlee sobre periodismo, denuncias y periodistas necesarios | jucarrama.blogspot.com

“El fundamento del periodismo es buscar la verdad”. Es una de las frases más conocidas del ya legendario Ben Bradlee que fallecía esta semana a los 93 años. El presidente de Estados Unidos Barack Obama decía de él: “Para Benjamin Bradlee, el periodismo era más que una profesión: era un bien público vital para nuestra democracia”. Otro testimonio de valor es el de Jill Abramson, que fue editora ejecutiva del “New York Times”: “Era su gran fuerza de carácter y sus agallas bajo fuego lo que lo hicieron indestructible (… ) supuraba periodismo por todos los poros”. Pero destacan las palabras que le dedica “The Washington Post”, su periódico: “Valiente, tenaz, inolvidable”. Su muerte nos ofrece como legado un periodismo objetivo, veraz, plural, honrado, valiente, responsable y humano que instauró en “The Washington Post”. Adjetivos clave que hoy en día no entienden (o no quieren entender) demasiados editores, directores o periodistas. ¿Aprendemos?

Último día de Ben Bradlee en el periódico (The Washington Post).

Servicio y contrapoder

La investigación periodística del Watergate queda para la historia de los medios de comunicación como ejemplo de servicio a la ciudadanía y contrapoder ante los poderes públicos o privados. En el verano de 1972, Benjamin Crowninshield Bradlee amparaba y publicaba el trabajo de dos inexpertos reporteros de información local (Bob Woodward y Carl Bern-stein) sobre una operación ilegal y encubierta de espionaje en el gobierno de Estados Unidos. Las revelaciones, perfectamente contrastadas, provocaron la dimisión del presidente Richard Nixon, decisión que nunca antes se había producido en ese país. De esta manera lo recordaban los mismos protagonistas (emitido por CNN).

¿Esto sería posible hoy? Sí. De hecho, los medios de comunicación siguen destapando escándalos. Sin embargo, aún quedan ocultos demasiados. ¿Por qué? Por la comodidad, el aburguesamiento y el desánimo que inunda las redacciones; porque faltan medios humanos y materiales… Y, sobre todo, por tantísimos intereses políticos o económicos que maniatan a directores y periodistas.

Quejas en RTVE y TV3

En España, sin ir más lejos, sufrimos frecuentes casos en medios locales, regionales y de ámbito nacional. Como la queja presentada por 1.500 profesionales de RTVE ante “la utilización partidista y progubernamental de los servicios informativos”. El presidente del Consejo de Informativos de TVE asegura que “es una denuncia muy clara de utilización partidista de una televisión y una web que no son del gobierno. Pertenecen a los ciudadanos que, como dice la ley, tienen derecho a una información objetiva, plural y veraz”. O como la denuncia del Consejo Profesional de TV3 por la cobertura del caso Pujol que ha ofrecido esta cadena pública catalana. En el escrito, de carácter interno, lo comparan con lo que consideran exceso de tiempo que dicen se ha otorgado al proceso soberanista en que está sumida Cataluña.

“El periodista, más necesario que nunca”

Mientras tanto, la sociedad continúa necesitando buenos profesionales en los medios de comunicación, tal y como apuntaba Carmen del Riego, presidenta de la Asociación de la Prensa de Madrid, en una de las ediciones de los laboratorios que organiza la APM: “Con tal sobreinformación, el periodista es más necesario que nunca” para seleccionar, explicar y “dar garantías de credibilidad” a los contenidos, pero también en la búsqueda de noticias propias con criterio periodístico, porque “no todas las fuentes están en Google”. Por su parte, la vicepresidenta de la APM, Marisa Ciriza, manifestaba: “Las papeleras de los medios están llenas de noticias”; el periodista “debe ser un altavoz que filtre en el exceso de información”, salvando “la multiplicidad de fuentes incontroladas, que antes se sabía de dónde venían, y la rapidez que exige hoy la información”.

Reinventarse

No obstante, se palpa cierto desánimo entre estudiantes de Periodismo, según explicaba la semana pasada Fernando González Urbaneja, periodista y exdecano de la Facultad de Comunicación de la Universidad Antonio de Nebrija: “Tenemos un problema muy serio de masificación y también de blindaje. Hay que incorporar la crítica”. Frente a estas posturas, rescatamos otras dos lecciones de Ben Bradlee. A pesar de su inquietud con la llegada de Internet, era capaz de reinventarse y adaptarse ante el continuo avance de las nuevas tecnologías, como muestra este spot “The Washington Post App for iPad”. Igualmente, era un maestro de la conversación, como refleja este documento de especial valor histórico y periodístico: su entrevista al carismático líder Martin Luther King en 1964 y difundida por la cadena de televisión CBS. Aquí podemos ver el vídeo:

vía Comunica y vuela alto: Lecciones de Bradlee sobre periodismo, denuncias y periodistas necesarios.

Rafael Guédez, baluarte del periodismo barinés

Manuel Darío Grüber

Si bien hemos de consignar en la hora actual alguna que otra faceta de los bien recordados “avanceros”, de la vieja guardia del periodismo barinés, debemos ubicarnos en la época de la   circulación del Semanario Avance, ideado y dirigido por Rafael Guédez Acevedo, a quien acompañé por casi dos años en tan encomiable labor, junto a otros jóvenes inquietos y solidarios con esta valiosa iniciativa, la cual despegó a mediados de Junio de 1964.

Un par de años fueron suficientes para sembrar en el colectivo una vibrante imagen ante el acontecer social, económico y cultural de las diferentes localidades del estado, dentro de lo político, lo artístico y eventos religiosos del pueblo barinés. El semanario cumplió un estupendo rol de servicio público. Bajo la dirección del Guate Guédez, como era conocido familiarmente, dimos a la luz pública múltiples realizaciones y expectativas en lo que a la dinámica socioeconómica se refiere. Aciertos y errores en la conducción política y empresarial fueron dados a conocer en las páginas de Avance. También “descubrimos” algunos poetas, publicando sus trabajos literarios, entre ellos Luis Fadul Hernández y Eduardo Alí Rangel, ambos entrevistados en sus respectivos hogares de Libertad y Sabaneta, respectivamente.

El pasado 21 de Septiembre, el Guate Guédez abandonó su residencia en la Tierra. Fue un firme baluarte del periodismo escrito, cuyas ejecutorias estuvieron dirigidas al bienestar y la cultura de la región barinesa. Barinas y el país deben recordarlo como un periodista de pluma crítica y de ágiles alcances en el quehacer de la noticia. Su paso por un diario de Valencia y en la dirección del matutino El barinés, lo sitúan como un apasionado realizador de valiosas iniciativas para el fortalecimiento de la prensa regional. Estuvo en la lucha gremial en los años sesenta hasta inicios de los noventa, siendo co-fundador de la Asociación Venezolana de Periodistas (AVP); así como también del Colegio Nacional de Periodistas, Seccional Barinas.

La causa del progreso del colectivo barinés era la principal motivación del trabajo periodístico de Guédez. Nunca tuvo una definida actividad política, siendo, eso sí, de tendencia socialista y un fervoroso activista de los propósitos enaltecedores de sus coterráneos a través de las páginas de los matutinos de la región, coadyuvando, desde su trinchera intelectual, al desarrollo de las ideas en la búsqueda de mejores condiciones de existencia comunitaria.

Al Guate también le conocimos un ímpetu literario: el relato. Antes de la aventura periodística con Avance, formamos parte de un grupo literario denominado Raya. Allí volcamos algunos poemas y cuentos breves en una revista bajo el mismo nombre, de la que sólo llegamos a editar modestamente dos números, teniendo al poeta Jesús Enrique Guédez, su hermano mayor, como asesor literario. Uno de los cuentos que recuerdo del Guate Guédez fue el titulado “Nutrias, puerto de nostalgia”, homenaje del autor a su tierra natal.

Honremos la memoria del amigo y paisano que se fue. Creo que Rafael Guédez Acevedo, poseedor de una noble trayectoria familiar y que depositó en Barinas sus más caros anhelos por su grandeza en el concierto de la patria, merece nuestro más profundo reconocimiento.

Memes y periodismo | contenidosenred.com

Bv06Q-KIgAEB0nu

Los usuarios de Internet estamos acostumbrados a ver cada día gran cantidad de memes en las redes sociales. Los memes son esas fotos, gráficos, frases, ideas o vídeos cortos que la gente repite, remezcla, y difunde, viralizándose por la red.

La palabra ‘meme’ es un neologismo acuñado por Richard Dawkins en 1976 que lo describe así en su libro “El gen egoista“:

Ejemplos de memes son: tonadas o sones, ideas, consignas, modas en cuanto a vestimenta, formas de fabricar vasijas o de construir arcos. Al igual que los genes se propagan en un acervo génico al saltar de un cuerpo a otro mediante los espermatozoides o los óvulos, así los memes se propagan en el acervo de memes al saltar de un cerebro a otro mediante un proceso que, considerado en su sentido más amplio, puede llamarse de imitación. Si un científico escucha o lee una buena idea, la transmite a sus colegas y estudiantes. La menciona en sus artículos y ponencias. Si la idea se hace popular, puede decirse que se ha propagado, esparciéndose de cerebro en cerebro.

El “OLA KE ASE”, las bromas sobre el relaxing cup of café con leche, o el Gangnam Style son algunos ejemplos de memes populares.

En la lucha por la atención mediática también los políticos se afanan en crear memes (algunos ejemplos on “Yes we can”, “Váyase, señor González”, “España va bien” o el concepto de “casta” de Podemos…). Las fotos del político vestido en chandal en una reunión informal, cenando en un bar popular, emocionándose y en actitudes cotidianas tienen muchas veces la intención de convertirse en memes.

obama_viral_meme

Los memes son potentes herramientas para viralizar las noticias. Sin embargo, esto puede ser un riesgo para la calidad de la información ¿Existe siempre una historia detrás de un meme? Una foto recortada o retocada para ser más llamativa, ¿no es una manipulación? En torno a estas y otras preguntas tuvo lugar, hace algunas semanas, un debate organizado por la Fundación García Márquez  y dinamizado por la profesora Ester Vargas.

Para Ester Vargas existe una exigencia por parte de las redacciones de publicar memes, dado que el periodismo de memes aporta tráfico a las webs de los medios. Por otro lado, los memes en ocasiones ocultan la información; es decir, no siempre hay una historia detrás de un meme. Un buen meme periodístico, según Ester Vargas, ha de tener una buena historia detrás.

Para Delia Rodríguez, autora del libro Memecracia, las ideas que logran captar la atención ciudadana y guiar su comportamiento no siempre son las mejores, ni las más nobles, ni las más útiles, ni las más veraces; sino las más contagiosas. En este contexto, los diseñadores de las webs de periódicos deberían ser expertos en ‘sesgos de atención’ y los periodistas, ejercer de filtros de memes.

La memética también se ha convertido en una herramienta utilizada de manera consciente por la sociedad civil organizada para viralizar temas sociales y, como consecuencia de esta viralización, provocar su aparición en medios. Un ejemplo de este ‘hackeo’ en medios es la campaña #TestedInCombat, promovida por un grupo de ONG’s y otros colectivos para  llamar la atención sobre el negocio de la seguridad y defensa en Israel (que se publicita como ‘probada en combate’).

testedincombat_

Esta campaña, basada en un vídeo y varios foto-memes, consiguió ser trending topic en Twitter y llegar de esta manera a periodistas y varios medios de comunicación:

El objetivo último de esta campaña era llamar la atención sobre el informe ‘La Seguridad como Negocio’ y es una muestra sobre cómo usar la memética como punta del iceberg que llame la atención sobre contenidos con mayor nivel de complejidad, en este caso, un informe que probablemente muy poca gente hubiera leído ni hubiera llegado a los medios si no se hubiese realizado una campaña como esta.

Es aquí donde, en nuestra opinión, está el reto para periodistas y comunicadores: hacer uso de la memética y otras técnicas de comunicación para introducir diferentes niveles de complejidad en la lectura y llamar la atención sobre una noticia…siempre que haya una historia detrás.

Tomado de: http://www.contenidosenred.com/memes-y-periodismo/?utm_source=Suscriptores+del+blog&utm_campaign=62a1d288b1-RSS_EMAIL_CAMPAIGN&utm_medium=email&utm_term=0_b4b63b5e48-62a1d288b1-89611453

6 reflexiones de Jon Lee Anderson sobre el periodismo | Clases de Periodismo

jla1Es reportero de “The New Yorker” y reconocido hombre de prensa. Jon Lee Anderson es uno de los estadounidenses más reconocidos de la última década, y atender sus opiniones siempre es importante.

El diario El Tiempo de Colombia le ha realizado una memorable entrevista en donde critica las nuevas formas de comunicación, reivindica al ‘más noble de los oficios’ y plantea los nuevos retos existentes. “El periodismo se está haciendo con dificultades, el reportero que va al sitio ya es escaso”, reconoce el autor de “Guerrillas”.

A continuación, destacamos 6 pasajes memorables de la entrevista:

Así como el mundo parece estar en hemorragia franca, también lo está la cobertura periodística. Dependemos ahora, y de una forma preocupante, de los Youtube, de los tuits, por medio de los cuales sabemos inmediatamente las cosas. Y muchas veces son los extremistas quienes están emitiendo la noticia. Me parece que hemos llegado casi a la tormenta perfecta. Una crisis máxima. El público está hastiado, le repugna la noticia, anda con desazón. Y lo comparto, porque estamos inundados de imágenes que dan prueba de que el mundo está jodido, que está en manos de los más maleantes que podamos concebir, y nuestras instituciones no pueden pararlos.

Estamos en un mundo muy dinámico en el que prácticamente todos los ciudadanos son informadores. Cualquiera con un celular es un informador social. Sin embargo, hace falta que esa información se ponga en contexto. Estamos viviendo cambios. Un montón de especies morirán, otras transmutarán, entre esas nosotros. De aquí a unos años (los periodistas) seremos distintos, pero seguiremos siendo importantes, quizá más importantes que nunca porque siempre ha hecho falta que la sociedad tenga narradores de su historia mientras sucede.

El problema con las redes sociales es que son impulsivas. Se decapita gente porque saben que todo es globalizado y que con serruchar la garganta de alguien en vivo, frente a una camarita, pueden tener un impacto en 3.000 millones de personas en una hora. Hoy se habla de las redes sociales como si fueran inventos de gran virtud. Hay que calificarlo. Me acuerdo que en una época la gente hablaba del porno como algo casi virtuoso. ¿Hoy en día quién habla de la pornografía así? Ha llegado a niveles nefastos. Lo mismo pasa con las redes sociales. Estoy comparando las redes sociales con el porno… Pues sí: porque en realidad es como un gran basurero.

¿Qué impone el terrorismo? ¿Crear más controles sobre el flujo de la información? Se nos ha planteado un debate nuevo que no esperábamos. Habrá que analizarlo. ¿O tú quieres dejar tu computador abierto para que tu hijo de 4 o 6 años vea una decapitación en vivo? Los medios sociales tienen sus genialidades, pero también ofrecen ser eco de terroristas.

Creo que hace falta una separación de poderes: en el periodismo latinoamericano hay una cercanía demasiado claustrofóbica, de muslos enjabonados, entre los periodistas y las figuras del poder, sea político o económico. También habría que dejar ese ensimismamiento y falta de coraje en cuanto a lo que son capaces de cubrir. El mundo es suyo, no solo su país y su región. El periodismo de América Latina debería tener más incidencia, dejar más huella. Falta periodismo de investigación, no de denuncia, sino periodistas de investigación con el rigor, por ejemplo, de la escuela norteamericana.

El periodista tiene que leer, tragar cultura, viajar, conocer mundo y, sobre todo, prescindir del bagaje cultural con el que nació. Hay demasiados periodistas buenos que tienen escuela, pero que nunca han agarrado un pico y una pala en su vida, ni lo piensan hacer, para lograr una historia.

vía Clases de Periodismo | 6 reflexiones de Jon Lee Anderson sobre el periodismo.

Se acerca el ‘crash’ del periodismo – Manipulaciones sobre Gaza | comunicacionsellamaeljuego.com

Nunca estuvo tan mal el periodismo. Se nos va por el desagüe. El conflicto de Gaza está dejando ver como nunca el mal periodismo que hacen los diarios tradicionales en España. El día que murieron 100 palestinos, El País llevó esa noticia a la portada de su web de esta curiosa manera:

Foto-ElPais-Lloran-Soldados-3Muerte-13-Israel

Sí: mueren 13 soldados de Israel y 100 palestinos (la mayoría, civiles, y 17 de ellos, niños), e ilustran la cosa con una foto del dolor de los israelíes. ¿Casualidad? Puede. Lo que pasa es que si eso lo hicieron el domingo 20 de julio, el lunes 21 volvieron a las andadas con algo parecido:

Soldados-Israel-Evacuan-herido-elpais

Según la propia noticia de El País, mueren “unos 120 palestinos sólo este domingo. Tres de cada cuatro eran civiles y más de uno de cada cinco, niños“. O sea, que asesinan a decenas de inocentes civiles palestinos y El País vuelve a acompañar la noticia con una foto que habla del dolor de los militares de Israel. Muy ecuánime…

Rematamos el repaso del enfoque de El País con lo que pasó ayer viernes en su web, en la que hubo frenéticos cambios en el titular de una misma noticia, con el lógico cachondeo de la gente en Twitter:

Ver imagen en Twitter
Alguien debió de pegar un pescozón a alguien, y unos minutos después… ¡voilà! Titular cambiado:

Ver imagen en Twitter
Tras el revuelo, volvemos a ver otro cambio más:

Ver imagen en Twitter
 

No hablamos de un solo medio, sino de una tendencia clara (que completo más abajo con otros ejemplos): los medios públicos y los diarios antiguos se alinean con todo lo que quiera pedirles el Gobierno. Es una alianza con el poder en la que dan la espalda a su trabajo: contar noticias tal y como suceden.

Ayer viernes, un portavoz del Gobierno de Israel acusó a Yolanda Álvarez, la corresponsal de TVE en Gaza, de ser una “activista de Hamás”, por su cobertura sobre el conflicto. ¿Qué hizo TVE ante un ataque tan brutal a una de sus periodistas? Nada. Repito: NA-DA. Ni una palabra. Yolanda Álvarez ha puesto rumbo a España “por razones personales” y mientras ella se juega la vida por haber sido señalada por un Gobierno extranjero de ser una terrorista, España no hace nada por ella. En cualquier país normal, Rajoy tendría que haber exigido disculpas a Israel, que ha puesto en peligro la vida de una periodista española.

En El Mundo, la salida de Pedro J. Ramírez sirvió para lo que estaba diseñada: para que el periodismo para los lectores se convierta en un cabaret en el que triunfa el “pídeme que toque la que quieras, Mariano“. Un ejemplo perfecto de esa sólida pareja de baile formada por Gobierno y diarios antiguos lo tenemos en este post en el que conté cómo El Mundo entierra el periodismo para regalarle al Gobierno una portada mentirosa contra Podemos.

¿Otra perla de El Mundo? El jueves llevaron un encarte publicitario de 32 páginas en el que se alaban las maravillas de Guinea Ecuatorial, un país del que hace sólo ocho meses el diario dijo que “trata a los periodistas como ratas” y  que es “un régimen que viola los derechos humanos con una élite corrupta y la inmensa mayoría de la población en la miseria”.

Captura de pantalla 2014-08-02 a la(s) 17.56.45

De ABC y La Razón, ni hablamos. En definitiva, no parece casual que los viejos diarios se desplomen en ventas. A mí me da que su pérdida de lectores va de la mano de su pérdida de papeles. Y su deserción del periodismo tiene mucho que ver con la pasta que en todo el mundo tienen los israelíes, con los fondos de inversión, con las pérdidas millonarias y los créditos pendientes…en resumen, con lo de poderoso caballero es don dinero. Es una estrategia que funcionó…hasta que llegaron las redes sociales, los blogs y los medios independientes que en la red desmontan tanta patraña.

Antes el periodismo solía controlar al poder. Hoy, en los viejos diarios se besan en los morros con un Gobierno que ha visto en este romance contra natura su oportunidad para pastorear a los medios a cambio de ayudarles a que su quema se retrase algo. Lo último es la mal llamada Tasa Google, que es en realidad el Canon AEDE, un atentado a la democracia cocinado al alimón por los medios de AEDE y el Gobierno del Partido Popular (lee lo escrito por Ricardo Galli, David Bollero, Enrique Dans o Carlos Otto).

De 750 medios referenciados en Google News, sólo unos 70 son de AEDE. Y aun así, han impuesto al Gobierno una ley que les perjudicará a todos ellos con tal de que el Gobierno les regale unos 80 millones de euros al año, que nadie sabemos de dónde van a sacar. ¿Qué gana un Gobierno que regala 80 millones de euros a los medios que van camino del abismo…? Imagínatelo: barra libre de masajes en la espalda de los directores de esos medios a cada uno de sus ministros.

Pedro J. se relame las heridas agazapado y cuenta muerto de asco los millones que obtuvo por dejar su droga -el trabajo-, a la espera de su momento para volver al periodismo que le hace sentirse vivo. “Sueña con volver aclamado, como Steve Jobs“, me decía el otro día Mario Tascón. Pero eso no va a pasar. Los directivos del diario que fundó, El Mundo, prefieren una huida hacia adelante fusionándolo con ABC, y ganar así tiempo mientras agotan sus carreras y esquilman a sus accionistas.

Ni por un momento ha tenido ninguno de esos directivos la tentación de decir: “vamos a poner patas arriba el diario y vamos a reinventarnos para captar de nuevo a los lectores“. Ese camino -que es muy difícil, ojo- no estuvo nunca en sus planes. Antes prefieren pedirle a papá Gobierno que les dé la paga. Mientras la tengan, seguirán hundiendo la credibilidad de sus medios. Decía hace poco el maestro Ramón Lobo que “los periodistas somos parte del problema de la casta a la que alude Pablo Iglesias. Por desgracia, los análisis lúcidos vienen sólo de quienes, como Ramón, ya no están en ninguna de esas viejas cabeceras. Y en sus redacciones, los periodistas sensatos tiemblan de miedo callados mientras sus jefes afinan para tocar la música como lo hacía la orquesta del Titanic…

Tomado de: http://comunicacionsellamaeljuego.com/se-acerca-el-crash-del-periodismo/

Diez lecciones de narrativa y periodismo en “Madrid, 1987”

fotograma 50Con la película Madrid, 1987 (2012) dirigida por David Trueba se pueden aprender muchas cosas interesantes de la vida y el amor, pero esas preferimos que las descubráis por vosotros/as mismos/as.

Lo que os traemos aquí son diez lecciones de narrativa; o lo que es lo mismo, diez razones por las que los periodistas o estudiantes de periodismo tienen que ver esta película:

  1. “Escribir bien es lo único que puede hacer un escritor por el mundo.”
  2. “Cuando uno escribe en los periódicos todos los días desde hace 25 años, no se lleva bien ni con su sombra.”
  3. “La literatura pelea por contar con palabras lo que no se dice con palabras.”
  4. “La gente tiene que enamorarse de lo que dices.”
  5. “Las palabras que parece que obligan a algo son siempre mentira. A nadie le obliga una palabra.”
  6. “Yo no escribo para que me lean. Escribo para que me paguen.”
  7. “Solo lo que es verdad puede emocionar.”
  8. “Hay quien viaja con una novela dentro toda la vida.”
  9. No te fíes de las palabras; parecen una cadena, pero se rompen.”
  10. Profesores de periodismo… ¿acaso a los perros les dan clase para ser perros?

vía spictures31 blog: Diez lecciones de narrativa y periodismo en “Madrid, 1987”.

Más de 50 periodistas escolares llevaron sus experiencias a la ORI

periodistas_ninosPGB.- A propósito de celebrarse la semana del periodismo escolar, más de 50 niños y niñas de seis instituciones educativas de Barinas, tomaron la iniciativa de visitar las instalaciones de la Oficina Regional de Información de la Gobernación del estado, a fin de conocer el trabajo periodístico que se realiza día a día en la referida institución.

La profesora Kristibel Cartay, coordinadora para los recursos del aprendizaje de la secretaria ejecutiva de educación, indicó que durante el año escolar los niños y niñas conformaron las brigadas escolares, donde algunos tomaron el papel de camarógrafos, fotógrafos y periodistas, dándoles así la oportunidad de conocer el mundo de la comunicación social.

“Tenemos niños de los niveles inicial y primaria, los cuales son incorporados a este proyecto, a fin de motivarlos a ser futuros periodistas y que para el próximo año sigan trabajando en el área de periodismo escolar”, refirió la docente.

En tanto, Ester García de la escuela Pascual Ignacio Villasmil manifestó que el solo hecho de visitar las instalaciones de la ORI, es un incentivo para estudiar en un futuro la carrera periodística, además de compartir con los futuros colegas y adquirir conocimientos sobre las funciones que cumplen.

“Hemos aprendido a realizar entrevistas, cuáles son las funciones de una cámara, como tomar el micrófono y es por ello que me encantaría algún día, llevar al publico la información que todos necesitan saber, en cualquier medios de comunicación social”, reseñó.

Para hoy, se estará llevando a cabo el primer encuentro deportivo entre brigadas de periodismo escolar en la cancha techada de la Rodríguez Domínguez a partir de las 8 de la mañana.

Premio regional de periodismo Manuel Palacio Fajardo ya tiene sus ganadores

janeth_suarezPGB.- La junta evaluadora para otorgar el premio regional de periodismo Dr. Manuel Palacio Fajardo, en su cuarta edición, ya tiene sus ganadores tomando en cuenta el profesionalismo, veracidad, creatividad y oportunidad de los cerca de 120 trabajos periodísticos, que se inscribieron en el concurso.

Así lo dio a conocer la directora de la Oficina Regional de Información (ORI), Janeth Suárez, quien al mismo tiempo señaló que producto de la evaluación en la categoría impreso obtuvo el primer lugar el periodista Elvis Ramírez, con el trabajo denominado Indiana Jones existió y paso por Barinas, en la categoría escolar resultó ganador el periódico “El Coporo” realizado en la Unidad Educativa Camirí.

En la categoría fotografía, fue seleccionado el fotógrafo Juanis Alfaro con una serie de imágenes del Zamora Futbol Club, mientras en la categoría comunicación popular obtuvo el primer lugar Yildred Batidas, tuitera del estado Barinas, quien en su cuenta @Yildredcandanga tiene aproximadamente 50 mil seguidores y se constituye en una trinchera de lucha para desmontar mentiras y manipulaciones.

En el área audiovisual, fue otorgado para el Inces, con el trabajo denominado Proyectos Integrales Socialistas Patios Productivos, donde se fomenta mediante testimonios la práctica de la agricultura urbana.

Indicó Suárez, que para el premio regional de periodismo Dr. Manuel Palacio Fajardo, en su cuarta edición, los participantes aportaron sus conocimientos al mundo de la comunicación y la información, por lo que hoy viernes 27 de junio, Día Nacional del Periodista, se les estará otorgando un reconocimiento a todos los profesionales de la comunicación que participaron con sus trabajos.

La invitación es para todos los comunicadores sociales, populares y al pueblo de Barinas, para que asistan hoy viernes a la Sala de Cultores de la Casa de la Cultura a partir de las 9am, donde se estará llevando a cabo un acto en homenaje a los periodistas en su día.

El sexismo en el quehacer periodístico

Bun Alonso Kioscomedios.- ¿Cómo entender el sexismo pero, sobre todo, cómo identificarlo en algo a veces tan concreto y a la vez tan ambiguo como lo es el lenguaje? Cuando las características de un sexo son valoradas en una escala superior a las del otro, cuando una persona es discriminada con base en los estereotipos sociales que se asocian con su sexo, entonces estamos hablando de sexismo. Enfocándonos en el periodismo, principalmente el escrito, suele resultar imperceptible tal discriminación (ejercida en su mayoría hacia el sexo femenino), puesto que hablamos de una cuestión cultural que reproducimos inconscientemente. Integrar en el periodismo nacional una herramienta que permita el trabajo profesional desde una perspectiva de género sería de utilidad para analizar las condiciones sociales e ideológicas que han fundado esta desigualdad existente entre hombres y mujeres.

Los movimientos feministas se han encargado de traer a colación el asunto del sexismo presente en el lenguaje al considerar a éste un patrón de reproducción de estereotipos discriminatorios. Los medios de comunicación son un termómetro del pensamiento social de cada época históricamente determinada; una característica para medir dicho aspecto es precisamente el lenguaje utilizado.

El cómo ir eliminando el sexismo lingüístico está en el desarrollo de palabras y conceptos poco usados, nuevas construcciones gramaticales y en la creación de nuevos códigos de ética dentro de los medios periodísticos.

¿Y quiénes habrían de implementar estos ajustes? El equipo reporteril, claro está. Pero también tendría que ir aunado con un cambio en las políticas de las empresas periodísticas. Pues para combatir el sexismo impregnado en lo mediático, hay que ir a los dos niveles principales en que se presenta: la política informativa del medio y la redacción de los textos y los titulares.

Las decisiones tomadas por los cargos directivos influirán decisivamente en la labor de cada periodista, por eso se torna urgente modificaciones en las políticas de trabajo. El manual “Hacia la construcción de un periodismo no sexista”, de CIMAC, menciona algunas, tales como: considerar que la audiencia está conformada por hombres y mujeres y que se ha de satisfacer las necesidades informativas de cada sexo; no sólo recolectar datos de instituciones oficiales, sino acudir a colectivos, a organizaciones en donde la participación de las mujeres sea significativa; cubrir los acontecimientos sin subordinar los asuntos protagonizados por alguno de los dos sexos; que la participación de la mujer dentro del área de trabajo sea según sus capacidades e intereses, pues se le suele relegar a las secciones de Sociales, a tocar temas que la sociedad patriarcal le ha asignado como sus roles de mujer, dejándola fuera de los temas políticos y culturales. Aunque hay que decir que esto último sucede con menos frecuencia.

Mientras tanto, en el otro nivel es donde cada reportero tiene una responsabilidad mayor, pues es muy frecuente que en su redacción se filtre cierta carga moral que tienen algunas palabras, o siga reproduciendo los patrones culturales y estereotipados. En el lenguaje, como producto de una sociedad, existe una estrecha relación entre el sexismo social y el sexismo lingüístico.

Una de las formas en que operan los estereotipos es a través de dualidades entre características positivas y negativas entre mujeres. Ejemplos clásicos son la mujer como un ángel y su contraparte la incitadora al pecado, o la virgen y la puta, la princesa y la bruja.

Asimismo, encontramos dualidad a partir de estereotipos masculinos. En donde comúnmente éste es sinónimo de positivo y lo femenino de negativo; pero en donde también lo masculino está asociado a adjetivos como valentía, fuerza, competencia, mientras que lo femenino a belleza, fragilidad, ternura. Por ejemplo, en una columna en El Siglo de Torreón se escribe: “La bella joven francesa, conocida en México sólo como Florence Cassez…”. Se trata de un tratamiento poco simétrico entre los sexos, pues se prioriza una característica física (el que es bella) de la mujer en mención, mientras que los hombres que son mencionados en el resto del texto son nombrados por su cargo en la sociedad: “…encabezado por el presidente Peña Nieto…”.

El uso muchas veces abusivo del masculino genérico conlleva a otro vicio sexista en el lenguaje, en ocasiones casi imperceptible. A modo de explicación: el masculino genérico es el género gramatical en donde están incluidos los dos sexos; por ejemplo escribir “los hombres a través de la historia…” para referirse a la humanidad en general. Cuando este genérico en un momento de la oración se convierte en masculino específico se denomina “salto semántico”. Lo anterior sucede cuando, por ejemplo, se escribe: “Los mexicanos prefieren la cerveza al cigarro; también prefieren las mujeres morenas a las rubias”. En la primera parte “los mexicanos” engloba a hombres y mujeres, pero en la segunda parte se ha limitado sólo a los hombres. Es una cuestión con la que hay que tener cuidado a la hora de redactar, pues prácticamente se deja fuera a la mujer del discurso. Aunque, por supuesto, también puede ocurrir a la inversa.

Se puede evitar el uso del masculino genérico y construcciones que puedan resultar ambiguas sin violentar las normas gramaticales. Hay que eludir el empleo de la barra (los/las profesionales de informática…), ya que no es adecuado para el periodismo pues es de difícil lectura y resulta poco económico lingüísticamente. También rechazar el uso de la arroba (niñ@s, mexican@s, alumn@s), puesto que no es un signo lingüístico y por tanto es impronunciable. Asimismo el uso de la letra x (profesorxs, funcionarixs). Recomiendo no utilizar los métodos recién mencionados, pues se tratan de soluciones fáciles que no contribuyen en nada a lo que es el objetivo del periodismo: comunicar con ideas claras. Para sustituir el masculino genérico existen opciones más inteligentes. Veamos.

Una de las formas más sencillas es utilizando sustantivos colectivos, por ejemplo cambiar los hombres por gente, los profesores por el profesorado, los ciudadanos por la ciudadanía, etcétera. En una nota de El Siglo de Torreón leemos: “Por otra parte, sobre las opiniones negativas que han manifestado los empresarios…”. En este caso resulta fácil sustituir el masculino genérico “los empresarios” por una forma colectiva, como lo es “el grupo empresarial”.

Cuando se utilizan sustantivos con una sola terminación para ambos géneros, pero éstos van acompañados de pronombres o artículos masculinos, igualmente se termina dando impresión de que se alude sólo a los hombres. Por ejemplo en esta nota de El Siglo de Torreón en donde se escribe: “Ochoa aclaró que lo único que funcionarios de Finanzas borraron fueron las firmas de los contratantes…”. Vemos que el sustantivo “contratante” posee una sola terminación (contratanta es errónea), pero va precedido por un artículo masculino (los). Podemos contar con varias soluciones. Una sería simplemente eliminar el artículo. También podemos, para evitar el uso del masculino, usar determinantes sin marca de género, como “cada” o “cualquiera”, quedando de la siguiente manera: “…las firmas de cada contratante…”. O bien se puede buscar otra construcción gramatical, por ejemplo: “Ochoa aclaró que lo único que funcionarios de Finanzas borraron fueron las firmas de las personas a quienes contrataron…”. Pues “personas” es un sustantivo genérico (engloba a mujeres y hombres), y “quienes” es un pronombre relativo

Aun así el asunto de fondo no es tanto el uso abusivo del genérico masculino, sino la ideología sexista que subyace en la base de la parte de la sociedad que está informando y la parte que recibe esa información.

Existen varias razones que nos dan un mapa de por qué todavía subsiste algo de lenguaje sexista, aunque muchas veces casi no se note. Tal vez una razón que influye, mas no determina, es la poca ocupación de mujeres en puestos periodísticos (un 35% según menciona el manual anteriormente mencionado de la CIMAC). E incluso si los puestos fueran en aumento esto tampoco aseguraría el uso de un lenguaje menos sexista, pues sería suponer que todas las mujeres que entraran en el ámbito del periodismo mecánicamente fueran a portar una conciencia de género.

Otra razón la encontramos en la confusión que hay con el concepto de género y con los estigmas que carga la etiqueta de “feminismo”. Muchas personas permanecen en una confusión conceptual; confunden feminismo con hembrismo, también llamado mujerismo. Y por tanto, toman al feminismo como antónimo de machismo, piensan que esta corriente de pensamiento propone el empoderamiento de la mujer sobre el hombre, que el sexo masculino se tenga que subordinar al femenino. No es así. Se trata más bien de la igualdad basada en la diversidad, de una relación horizontal entre los sexos, de una lucha en contra del patriarcado, de relaciones colectivas, de un nuevo habitar de los espacios sociales, de que las personas estén menos condicionadas por su sexo a vivir ciertas experiencias. Feminismo no es enarbolado propiamente por las mujeres, existen (existimos) hombres feministas. La otra confusión viene con que el género es comúnmente tomado como sinónimo de sexo. Las palabras tienen género, no sexo; las personas tienen sexo y no género. Por consiguiente, la noticia debe tener género. La distinción radica en que el vocablo sexo se refiere a las diferencias biológicas existentes entre el hombre y la mujer; mientras que la palabra género, concepto que como tal es una parte importante de la teoría feminista, hace mención a que las diferencias que existen entre lo masculino y lo femenino son construcciones culturales y no hechos naturales o biológicos. Esta confusión engendra otro grave error: el utilizar el concepto de perspectiva de género sólo para aludir a las mujeres. Se piensa que al decir género estamos trayendo a mención la perspectiva femenina. Es un error. Sin embargo en el ámbito de los medios de comunicación y en el político se suele insistir en decir “cuestiones de género” para referirse a los problemas de discriminación hacia las mujeres, parece que con la intención de evitar esa estridencia de los asuntos feministas y de tratar de ser más objetivos a la hora de hablar de mujeres. Han hecho una reducción del término.

En esta sociedad en donde el mundo está en general designado en masculino, comenzar a emplear un lenguaje más incluyente en los medios de comunicación sería un provechoso comienzo para que el papel de la mujer vaya ocupando un espacio en las esferas de lo público. Nombrar es reconocer que el otro y la otra existen.

Jim Bankoff de Vox Media @ISOJ: los medios digitales exitosos dependen de talentosos narradores con las herramientas correctas

En la primera exposición del 15 Simposio Internacional para el Periodismo en Línea, el director ejecutivo de Vox Media Jim Bankoff enumeró los lineamientos guía que han hecho de su compañía el medio editorial con mayor crecimiento en Estados Unidos: contratar a gente talentosa, darles las herramientas para producir historias de calidad, y crear una sala de redacción multidisciplinaria donde la cultura hacker se encuentra con la periodística.

En pocas palabras, dijo, “háganlo impresionante”.

La conferencia anual ISOJ, que ha atraído a más de 400 personas de 45 países, empezó este 4 de abril con el tema de Bankoff, “Crear una Compañía de Medios para la Era Digital: Lecciones desde el Campo”, en el que describe los elementos que han hecho de Vox Media uno de los ejemplos más notables de compañía editora digital exitosa.

Vox Media empezó como el blog deportivo SB Nation, y su crecimiento lo ha convertido ahora en uno de los websites más populares de Estados Unidos. Opera cientos de sites dedicados a equipos de deportes específicos y debe bastante de su éxito a la activa participación de sus usuarios.

Ahora Vox Media posee otras cinco publicaciones digitales que incluyen The Verge, dedicada a cubrir noticias sobre tecnología, y Polygon, un website enfocado en videojuegos. La compañía está preparando el lanzamiento de una sétima publicación, Vox.com, para la cual se ha reclutado al reconocido periodista Ezra Klein.

Las seis publicaciones son rentables y Bankoff espera que la séptima empiece a generar ganancias desde su primer año.

Para Bankoff, el objetivo de Vox Media es crear marcas mediáticas para una nueva generación de consumidores.

“Creemos que las marcas son importantes. Transmiten autoridad”, dijo.

Es una idea que a las compañías de medios les ha tomado tiempo acoger. Los medios digitales, luego de años de ensayo/error, están finalmente llegando a comprender cuál es la mejor manera de aprovechar al máximo sus marcas y cómo hacerlas rentables.

En ese sentido, para Bankoff, parte de la estrategia requiere que las compañías controlen su propia tecnología (Vox Media es conocida por poseer el Sistema de Manejo de Contenido Chorus), que los periodistas cuenten con las mejores herramientas posibles, y que se contrate a redactores que en principio sean narradores de historias pero que posean la habilidad de comprender cómo usar data para crear relatos.

“Tenemos una nueva expresión: hackers mediáticos”, dijo. “Creo que los mejores narradores de historias no son propensos al uso de datos, pero tampoco los ignoran y sí saben cómo utilizarlos”.

Tomado de: https://knightcenter.utexas.edu/es/blog/00-15406-jim-bankoff-de-vox-media-isoj-los-medios-digitales-exitosos-dependen-de-talentosos-nar

Periodismo de datos: cómo contar historias a partir de números

En Periodismo Digital por Christian Pastrana

El periodismo de datos o Data Journalism no es ninguna novedad que el periodismo está atravesando un momento de cambio. El entorno digital ofrece nuevas formas de contar la actualidad y nuevas técnicas para analizar y recopilar toda la información que nos rodea. Así surge el Periodismo de Datos. Habitualmente los periodistas tienen que trabajar con mucha información y deben saber elegir cuál es la más idónea para lo que quieren contar.

Internet guarda millones de informaciones que podemos consultar con un sólo click. Ya no sólo podemos acudir a los registros institucionales si necesitamos algún tipo de información; desde blogs a webs, pasando por redes sociales, canales de vídeo, fotografías, infografías, declaraciones… muchas son las vías de las que podemos obtener algún tipo de información.

De este modo, la rutina de un periodista de datos sería la siguiente: búsqueda de información, recopilación de los datos y análisis posterior, clasificación de la información, contraste de datos, descarte y finalmente la publicación.

¿Qué es y cómo surge el Data Journalism?
El Periodismo de Datos o Data Journalism es una disciplina que surge ante la necesidad de encontrar un método para hacer frente a las grandes cantidades de información con la que trabajan a diario los periodistas. Es el periodismo que tradicionalmente maneja base de datos y bancos de información.

Entonces, ¿es algo nuevo o ya existía? Los periodistas llevan años manejando diversas fuentes de información, pero es con la llegada de Internet cuando son conscientes de que todo está formado por datos, números, y es imprescindible controlar todo el flujo de información. El Periodismo de Datos proviene del periodismo más tradicional y continúa evolucionando con las innovaciones de la propia red.

Internet por tanto es una pieza clave en el desarrollo del Periodismo de Datos. Con la web 2.0, la relación entre el periodismo y los números se hace más evidente. Ahora casi todo se expresa con números y los periodistas deben buscarlos y sobre todo interpretarlos. Un buen periodista de datos será aquel que consiga transformar todo lo abstracto de los números en información comprensible para cualquier persona.

En definitiva, según Sandra Crucianelli, periodista especializada en Periodismo de Datos, el Data Journalism tiene la siguientes características:

Múltiples disciplinas. El Periodismo de Datos emplea técnicas de diversos tipos de periodismo: periodismo de investigación, periodismo en profundidad, periodismo de precisión, periodismo analítico y periodismo asistido por ordenador o digital.
Grandes volúmenes de datos. Esta disciplina trabaja habitualmente con un gran número de informaciones y datos, tantas que a veces es imposible incluso alojarlo en una típica hoja de excel.
Visualización interactiva. El Periodismo de Datos no sólo consiste en crear artículos a partir de informes y estadísticas. Cada vez es más habitual que vayan acompañados de gráficos interactivos o infografías que aportan más detalles sobre la información principal. Aunque pueden ser complementos, en muchos casos ya constituyen una propia fuente informativa.
Nuevos equipos de trabajo. Incorporación del programador al equipo periodístico para desarrollar tareas que van desde la extracción de datos y la depuración de los sets de datos hasta el diseño de aplicaciones de noticias (news apps)

The Guardian: referente en el Periodismo de Datos
Diarios como The Guardian o The New York Times están apostando muy fuerte por los datos y por las visualizaciones interactiva. ¿Cuáles son los motivos de este auge? Suponen un elemento diferencial de sus noticias y ayuda a atraer a nuevos lectores, un aliciente importante si tenemos en cuenta la situación actual del periodismo. Así, las noticias ganan en calidad y proporcionan una información más interesante: construyen historias a partir de datos.

Entre los principales casos de éxito encontramos ‘DataBlog‘, un blog especializado en Periodismo de Datos del diario británico The Guardian. Cabe destacar el tratamiento informativo que hicieron sobre los disturbios ocurridos en Reino Unido durante el verano de 2011. Puedes ver un ejemplo en este enlace.

Otros casos de medios que ya se han decantado por este nuevo modelo es The New York Times, que ya cuenta con un equipo profesional especializado en estas nuevas técnicas o el periódico St. Petersburg Times que en 2009 creó una herramienta en la que analizaban las declaraciones de políticos y otras informaciones obtenidas en la red para ver el grado de verdad y compararla con los hechos.

Éstos son algunos ejemplos de cómo el periodismo está encontrando en Internet una vía para reformularse. Si eres periodista o te dedicas al mundo de la comunicación, estar al tanto de las nuevas técnicas de la profesión puede destacarte en el mercado. En nuestro postgrado en comunicación puedes profundizar en ellas e incluso aprender a crear tu propio medio. Si quieres más información, pincha en el anterior enlace.

El disparo por la culata del periodismo pistolero

El periodismo solo es una carrera en la universidad. Fuera de ella, el ser el más rápido en la competición que existe dentro de la guerra de medios importa, no lo vamos a negar, pero de poco servirá si el sprint por llegar primero a la meta de la exclusiva te lleva a cometer errores ‘mortales’.

Por todos es sabido que el nivel de exigencia en el actual panorama de medios de comunicación rodeados por un entorno digital lleva al periodista a tener que convertirse en el pistolero más rápido del salvaje Oeste. Una situación que provoca que muchas veces el disparo salga por la culata.

El actual panorama de medios rodeados por un entorno digital lleva al periodista a tener que convertirse en el pistolero más rápido del salvaje Oeste

Redes sociales, un campo de minas

La inmediatez y la presión del medio por publicar lo más pronto posible una noticia viene motivado por la asfixiante presión que provoca la velocidad informativa de las redes sociales. El análisis y la interpretación de la información se viene sustituyendo cada vez más por el concepto de primicia y última hora, que deja poco o ningún espacio para la elaboración de la información.

Es aquí donde el terreno del periodismo, sobre todo el digital, se convierte en un campo de minas en el que el redactor puede errar y, sobre todo, perpetuar su fallo por la capacidad de Internet de dejar una huella imborrable en cada paso en falso que dé.

Captura de una tuitera del error fatal de la web de RTVE.

Errores y horrores periodísticos

No hace falta irse muy lejos en el tiempo para encontrarnos con casos de tiros por la culata. La reciente y triste noticia de la inminente muerte del expresidente Adolfo Suárez, anunciada por su hijo el pasado viernes, dejó varios ejemplos de esto. No pondremos el dedo en la llaga de todos los medios que hablaron inconscientemente en pasado de Suárez mientras luchaba por mantenerse con vida en sus últimas horas, pero sí de aquellos que acabaron con su vida antes de tiempo.

El primer ‘horror’ y seguramente por culpa de esto el más grave lo protagonizó RTVE, que en su página web publicó pocas horas después del anuncio de la inminente muerte de Suárez por parte de su hijo un especial que tenían en nevera —dada la celeridad en la publicación— y que dejó sin aliento a más de uno en las redes sociales.

Pocas horas después del anuncio de la inminente muerte de Suárez, rtve.es lanzó en su web el especial “Muere Adolfo Suárez”

También a un medio digital pero de ámbito autonómico como eldigitalcastillalamancha.es se les coló para el día que no tocaba el especial que habían dejado preparado sobre la muerte de Suárez. Noticia que despacharon con la misma ligereza que al expresidente español y sin pedir disculpas a sus lectores, al igual que sucedió desde RTVE.

MMD_286763_los_de_deportes_cuatro_se_lian_con_adolfo_y_luis_suarez

Los conceptos de inmediatez y última hora también priman en la televisión. Y si no que se lo pregunten a los conductores del programa Deportes Cuatro, más conocido como el de ‘Los Manolos’ —como los rumberos, pero sin su ritmo y gracia— que ni cortos ni perezosos avanzaron la noticia de la muerte del genial delantero del Liverpool, Luis Suárez, confundiendo su nombre con el del héroe de la Transición.

Un hecho que desató todo tipo de burlas y montajes en las RRSS y provocó que el atacante uruguayo fuera Trending Topic durante toda la jornada en España. La diferencia, aquí, es que a los pocos segundos del garrafal fallo, sí se pidió disculpas y se rectificó.

Nada nuevo que contar

Podríamos seguir con más ejemplos de ‘presidenticidios’ periodísticos. También con un difunto presidente pero en este caso en Venezuela se cometió más de un crimen 2.0.  En enero de 2013, el diario El País publicó una foto falsa del que parecía ser el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, en un hospital, conectado a varios aparatos. Días después El Mundo superaba esto dándolo por muerto para minutos después y al caer en su error volverlo a poner en “estado grave”. Vamos, pasar de estar muerto a en estado grave, lo que se conoce en medicina como mejoría… Prisas y periodismo, malos compañeros de viaje.

Tomado de; http://crcom.es/el-disparo-por-la-culata-del-periodismo-pistolero/

El periodismo como ideología

Manuel Aguilera

Volví a verle en una rueda de prensa improvisada en la Plaza de España. Ahí estaba en el pelotón de periodistas poniendo la oreja y apuntando en el cuaderno. Nos cruzamos la mirada pero esta vez no saludó. Ni levantó la cabeza ni sonrió. Ni siquiera me pidió que le llevara a la redacción. No venía a cuento después de haberme vendido de forma descarada. Tiene gracia que utilice «descarada» porque lo que hizo este supuesto compañero fue venderme a cuatro radicales para que pegaran fotos con mi cara por toda la ciudad llamándome «fascista peligroso». Ahí me di cuenta. Sus compañeros no éramos los periodistas sino los que comparten su ideología. Su compromiso no era con los compañeros de profesión sino con los de su secta ideológica. Para él, el periodismo no es un fin sino un medio.

Esto es el periodismo militante, el cual yo mismo creía posible cuando estudiaba la carrera y ahora aborrezco. Pedro J. lo dijo en su discurso de despedida: «El periodismo es un fin en sí mismo». Se refería a la ideología que debe priorizar todo periodista que no es otra que la propia del periodismo, con valores como la verdad, los derechos humanos, la democracia, el interés público y el contrapoder. Los que la ejercen no tienen etiquetas, y no se sabe bien si son de izquierdas o derechas. Son los que se han peleado con todos y ningún partido o sindicato acaba fiándose de ellos porque han dejado de masajearles en algún momento. Eso es periodismo, lo demás son relaciones públicas, Orwell dixit.

Aborrezco al periodista militante porque en el momento de la verdad no ejercerá la función social del periodismo. Es fácil reconocerlos. Déjenles elegir entre defender a un compañero periodista o a un camarada. Cogerán el segundo sin dudarlo, tenga o no razón. Ocurrió recientemente con el acoso a Mayte Amorós. Aunque parezca increíble, hubo compañeros, falsos totalmente, que justificaron la campaña de acoso, incluido el Sindicato de Periodistas, el mismo que no dijo nada ante los carteles con mi cara o las pegatinas de Inda y Urreiztieta.

Obviamente, los periodistas tienen opinión y la objetividad pura no existe. Todos tenemos nuestra interpretación y el relato de los hechos varía dependiendo de quién lo cuente. Eso se llama pluralismo informativo. A algunos tampoco les gusta y lo tachan de ilegítimo cuando no encaja en su ideología. Como dice Jesús Maraña, los periodistas de verdad a veces se equivocan pero nunca mienten. El que miente es el periodista militante que oculta o deforma conscientemente un hecho. El que se guarda en el cajón una exclusiva. El que cubre una manifestación y, de manera consciente, da sólo una versión. El que cambia «grupo terrorista» por «organización armada» dependiendo de la ideología de la bomba.

Hay mucho camino por recorrer al respecto y pedagogía que hacer. En las facultades y todos los medios, incluido El Mundo, cuyo libro de estilo dice: «Toda noticia cuya veracidad y relevancia estemos convencidos será publicada, le incomode a quien le incomode». Ese es el reto. Sólo así viviremos en una democracia real.

En España, la prensa siempre ha sido militante. En el siglo XX la mayoría de periódicos eran afines a un partido y el periodismo de investigación tardó mucho en aparecer. Cabeceras como El Socialista, Solidaridad Obrera o, en los años 80, el diario Liberación, eran militantes. Obedecían a una ideología política. Ahora no hay cabeceras del mismo estilo. Sí es cierto que hay una línea editorial y que hay una ideología socialdemócrata, liberal, conservadora, etcétera, en cada uno de los medios, pero se entiende, no digo que siempre ocurra, que debe primar siempre la ideología del periodismo, la cual no es incompatible con las que he citado. Y esto ha cambiado principalmente por una cosa: porque ahora la mayoría de los periodistas han sido formados en esta ideología en las universidades. Se da en asignaturas como Fundamentos del Periodismo o Ética de la Información.

El principal reto de estos medios es, como dice Casimiro García Abadillo, hacerlos rentables para ser más independientes. La autocensura que impone la dependencia de los grandes anunciantes es evidente. Al final, los medios son empresas y como tales dependen de hacer negocio. Tenemos aquí grandes ejemplos de lo difícil que es ejercer la ideología del periodismo en estas circunstancias. Uno es el que dio lugar al artículo de Agustín Pery: «Periodista ahora y siempre». EL MUNDO había sido penalizado por Globalia después de publicar una información. El que fuera director de este periódico en Baleares los últimos seis años escribió: «No es un acto de gallardía, ni tan siquiera de ética suicida. Simplemente es puro egoísmo. Aspiro a dormir tranquilo». Él eligió ser fiel al periodismo y publicar la información.

Yo ya estoy fuera de EL MUNDO y no tengo ninguna necesidad de adular esta cabecera. Hay algunas cosas que no me gustaron, como buen subordinado antiautoritario que soy, pero en cinco años que estuve, por cada una que no me gustó hubo cien que sí. Contaré una anécdota: un día llevé a Pery un tema que dejaba en mal lugar a Mapfre, empresa que, como pueden imaginar, es un gran anunciante. Tampoco era un tema muy importante así que valorando perjuicio-beneficio no veía muy claro que se publicara y así se lo dije. Él me contestó en seguida: «Hay que ser honrados». Y le dio el espacio que tocaba.

Desde el punto de vista empresarial, la ideología del periodismo no es viable. Tampoco encaja con un público acostumbrado a consumir noticias acordes con su ideología. Como avisó Javier Ortiz, si contrarías a tus lectores corres el riesgo de perderlos. Eso es lo que ha pasado en EL MUNDO con informaciones sobre Bárcenas, Rajoy y compañía. Sin embargo, vale la pena intentarlo. La sociedad, tarde o temprano, sabrá valorarlo y las ventas subirán. En papel o digital, subirán. Sin ideología del periodismo, no hay democracia.

*Manuel Aguilera es periodista y doctor en Periodismo en el CESAG.

Tomado de: http://www.elmundo.es/baleares/2014/03/15/53241d41e2704e4a2f8b4569.html

Raw, una herramienta para el periodismo de datos

Si se trabaja con periodismo de datos es importante saber cómo generar gráficos atractivos para que nuestro material resulte más interesante y sobre todo fácil de entender.

Para ello tenemos en la web una gran variedad de alternativas. Una de ella es Raw, plataforma gratuita que nos permite crear y personalizar seis tipos de gráficos de forma rápida.

Solo es necesario seleccionar la data que se quiere importar, copiarla y pegarla en el recuadro que aparece en el servicio. Lo siguiente será seleccionar el tipo de gráfico que se considera más útil para exponer la información que se adjunta y modificar el material de acuerdo a las preferencias del autor (color, tamaño, entre otros).

Una vez realizados estos pasos, el usuario ya está habilitado para descargar el gráfico a su PC en vectores o en archivo PNG.

Conoce un poco más de su funcionamiento en el siguiente video:

Revista otras opciones para realizar infografías y gráficos atractivos siguiendo este enlace.

Vía: Code Geekz

Descarga aquí el “Manual de Género para Periodistas”

El ”Manual de Género para Periodistas” es una herramienta ideal para abordar correctamente los temas relacionados al género.

El libro fue elaborado por el Área Práctica de Género del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo en América Latina y El Caribe, organismo que tiene tiene como misión promover la igualdad de género en la región.

El instrumento fue desarrollado por la periodista Silvina Molina, especialista en temas de sociedad y género, quien ha orientado el contenido de este documento a las necesidades de los comunicadores.

El manual ofrece orientaciones y ejemplos concretos sobre cómo comunicar iniciativas que contribuyen a uan mayor igualdad y dar voz a los que suelen tener restringido el acceso a los medios.

12 claves sobre el periodismo según Ben Smith de BuzzFeed

En una conversación con Nieman Foundation, el editor de BuzzFeed, Ben Smith, opinó que las redes sociales deben ser vistas como canales de distribución de noticias.

¿Cuáles son conclusiones sobre el periodismo? Compartimos 12 claves que debes tener en cuenta sobre esta profesión:

1. “Ha habido un cambio en el poder esencialmente desde las organizaciones de noticias a los periodistas”

2. “No se puede engañar a la gente para compartir información. Ellos deben estar interesados en esos datos y estar orgullosos de compartirlo”

3. “Si las redes sociales te favorecen, lo que tienes es una historia que ha profundizado porque es muy buena.

4. “Mi punto de vista del día a día es que cada pieza está compitiendo con cada historia que es publicada todo el tiempo”.

5. Uno de los retos es entender qué reemplaza a la historia de una agencia de cables debido a que nadie las lee ni nadie las comparte.

6. “Creo que cuando buscas jóvenes reporteros, lo que realmente quiere la gente es un editor”. Es por ello, dijo, que tienen editores ‘fuertes’.

7. La mayoría de la gente se preocupa por los animales, pero también por lo que pasa en el mundo.

8. Cada historia tiene el potencial de ser compartida. Si se trata de Ucrania o sobre el lobby en Whashington DC, habrá decenas de miles que, en el mundo ideal, compartirán y leerán la historia.

9. Una de las ventajas de empezar desde cero es que puedes pensar mejor la estructura.

10. La mayoría de las historias en la web son muy largas.

11. Fuerza es lo que busco de los periodistas.

12. Tener experiencia en TV no dice mucho sobre qué quiere la gente ver o compartir en la internet.

Tomado de: http://www.clasesdeperiodismo.com/2014/03/02/12-claves-sobre-el-periodismo-segun-ben-smith-de-buzzfeed/

Breve Guía de Estilo para la cobertura informativa de los Juegos Paralímpicos

Ante la próxima celebración de los undécimos Juegos Paralímpicos de Invierno, en Sochi (Rusia) entre el 7 y el 16 de marzo, recordamos aquí la Breve Guía de Estilo elaborada hace algo más de año y medio por Periodismo Deportivo de Calidad con motivo de los JJ.PP. de verano celebrados en Londres (Reino Unido), concebida para una correcta cobertura informativa de esta y otras competiciones de deporte adaptado que, de manera excepcional, suelen aparecer en los medios de comunicación durante unos días.

Todas las pautas aquí señaladas se encaminan a que los medios actúen en una doble dirección: por un lado, incluyendo un mayor número de noticias sobre el deporte adaptado para darlo a conocer y mejorar su imagen social, y, por otro, abordando adecuadamente estos contenidos mediante un uso respetuoso de los términos lingüísticos y de las imágenes en las noticias que concedan protagonismo al movimiento paralímpico y, por extensión, a todos los colectivos con discapacidad. Este es el doble objetivo, deontológico e idiomático, al que apunta la presente Guía:

1. Naturalizar las noticias sobre deportistas con discapacidad, de forma que ingresen en la agenda habitual de los medios y en la cobertura de los espacios que se destinan al resto de las informaciones.

2. Mostrar una imagen del deportista con discapacidad de la misma forma que al resto de los deportistas, colocándolas así en un plano de igualdad respecto al resto de ciudadanos.

3. Presentar a los deportistas con discapacidad ni como personas dependientes o lastimosas, sino como ejemplos a seguir por sus capacidades más que por sus limitaciones. No han provocar compasión sino, en todo caso, respeto y admiración. Deben ser mostrados de forma atractiva como ejemplo de superación.

4. Tener especial cuidado con aquellos estereotipos que pueden resultar discriminatorios y términos con connotaciones peyorativas u ofensivas al referirnos a una persona con discapacidad. Son inadecuadas por peyorativas al implicar la negación de una o varias cualidades de la persona: disminuido, deficiente, incapacitado, subnormal, anormal, inválido, tarado, perturbado, mutilado, tullido, lisiado, loco, invidente, mongólico.

5. Considerar cuidadosamente las palabras, especialmente los adjetivos que se vayan a emplear en una información. Una tendencia de los últimos años es la de no sustantivar los adjetivos calificativos; es preferible hablar de persona con discapacidad o persona discapacitada, persona sorda, persona ciega, persona con retraso mental, etc. a etiquetar a los individuos como el discapacitado, el minusválido, el sordo, el ciego o el retardado.

6. Es recomendable no utilizar verbos que conllevan una apreciación negativa de la discapacidad como padecer, sufrir o aquejar, y emplear en su lugar presentar, tener o manifestar.

7. Igualmente, se evitarán expresiones como personas con problemas de movilidad (en lugar personas con movilidad reducida) o personas con problemas de visión (mejor, personas con discapacidad visual o personas ciegas).

8. Si bien el uso de eufemismos es recomendable como expresiones sinónimas y para evitar así repeticiones, lo políticamente correcto no es siempre lo más periodístico. Siempre que sea posible, en una información deberá llamarse a las cosas por su nombre, de forma que el mensaje sea de fácil comprensión y no se hiera nunca a las personas que son protagonistas de las noticias. Sordo o ciego son palabras de uso común que no tienen carácter peyorativo (las propias federaciones se hacen llamar Deportes para Ciegos y Deportes para Sordos).

9. El lenguaje utilizado para informar sobre la discapacidad deberá ser de fácil comprensión para el común de los lectores. Si se hace necesaria la utilización de términos poco usuales, siglas o tecnicismos, deberá explicarse su significado en forma sencilla.

10. Debemos tener en cuenta que hay distintos tipos de discapacidad (y de modalidades de deporte adaptado) y que cada cual tiene su especificidad, sus características y sus limitaciones. Es necesario profundizar el conocimiento que se tiene en la materia, comprender cada particularidad, incluso dentro de una discapacidad específica, y, en consecuencia, mencionar siempre de qué tipo de discapacidad se trata y cuál es su terminología especifica si es preciso.

11. Dar a conocer el reglamento, el léxico especializado y el formato de competición de las diferentes modalidades que componen el programa de los Juegos Paralímpicos (en el caso de los JJ.PP. de Invierno son cinco: biatlón, curling en silla de ruedas, esquí nórdico, esquí alpino y hockey sobre hielo).

FUENTES:

Periodismo social. Libro de Estilo de Servimedia (2007)

Libro de Estilo de Canal Sur TV y Canal 2 Andalucía (2004)

Manual de Estilo de RTVE (2010)

Guía de Estilo del Comité Paralímpico Internacional (2013)

Decálogo para un uso apropiado de la imagen social de las personas con discapacidad del CERMI Estatal (2011)

PERIODISMO EN VENTA

ALVARO BOHÓRQUEZ RIVAS (BLOGDEBORI) on 17 MARZO 

Ayer tuve la suerte de poder disfrutar un rato con unos estudiantes de Bachiller que acudieron a la jornada de Puertas Abiertas de la Facultad de Ciencias Sociales y de la Comunicación de la Universidad del País Vasco. Tengo que decir que yo era el guía, de ahí que pasase un par de horas con ellos, enseñándoles qué van a hacer y qué tienen a su disposición. Al verles he recordado cómo era cuando empecé la carrera hace cuatro años y cómo soy ahora, el cambio que ha habido, para empezar el blog, que ya tiene tres añitos, día a día, post a post. Y me lo he pasado muy bien, he aprendido algunas cosas y he tenido la posibilidad de enseñar otras, ha sido una bonita experiencia. Entre las preguntas ha habido un par que ha generado un pequeño debate acerca del periodismo, los medios de comunicación y la publicidad que ha dado pie a que escriba esto.

Si leéis entradas anteriores sabréis que ando un poco mosca con ‘El País‘ por lo que ha estado haciendo con Japón y con Twitter este fin de semana. También varios tuits de Iñigo Merino (@tehen) el mismo sábado me dieron la idea (pero ese párrafo de inicio queda más chulo). ¿Hacia dónde se está moviendo el periodismo con tal de sobrevivir? Y lo digo así porque creo que cada día tratan de atraer a más gente en cualquier formato, ya no solo está muriendo el papel, es que ha contagiado al resto. España nunca ha sido un país donde el sensacionalismo en las noticias triunfe mucho, el diario Claro es un ídem ejemplo, al margen de las revistas del corazón que satisfacen esas necesidades. Mi otra pregunta es: ¿Estamos espectacularizando la información para vender más? Creo que sí.

En época de crisis casi cualquier cosa vale para aumentar el público y conseguir más ingresos publicitarios. Ayer me definí como purista del periodismo, una persona a la que no le gusta mezclar información y publicidad. Puede que haga publi en el blog, pero no es uno informativo, es un compendio de opiniones mal desarrolladas. Es cierto que titulares sugerentes y atractivos son mejores que los insulsos, incluso en noticias, es algo que te enseñan al entrar en la Facultad, un buen titular llama la atención al lector. Pero la búsqueda de esa chispa imaginativa, de ese chaleco reflectante, no debería faltar a la verdad, que es la auténtica baza del periodista, armado con la palabra. Sí, queda muy bonito decir “Japón sufre la peor catástrofe nuclear desde Chernóbil” el sábado cuando no ha sucedido algo realmente gordo como está pasando ahora, ¿qué pasa, que además de periodistas somos adivinos? Sí, parte de nuestro trabajo es anticiparnos a lo que va a pasar, pero tampoco es jugar tanto con la predicción como ajustarnos a los hechos y creo que, al menos en el tema de Japón, no se ha hecho.

Y cosas como estas son las que dan mala imagen a la profesión. Las malas acciones son más recordadas que las buenas, al menos en este país, la gente recuerda a Zubizarreta por el gol que se le coló en 1998 contra Nigeria, no por los partidos que jugó, el que más veces ha sido capitán de la Roja.Luis Enrique será recordado por el codazo que le dieron en el Mundial del 94 y Roberto Baggio por fallar el penalti que conllevó la derrota de la ‘azzurra‘ en Estados Unidos. Lo mismo pasa con el periodismo, se recuerda lo malo en abundancia y se olvida lo bueno. Este es un trabajo bastante anónimo, detrás de un gran periodista suele haber un gran equipo, pero el que da la cara es el conocido. En informativos son decenas y decenas de redactores trabajando, pero se ve y recuerda a Matias Prats o David Cantero. Lo mismo con las agencias, nadie recuerda a @jonlaiseca, una de las mentes brillantes del futuro, aunque sea el primero que llega y distribuye la información al resto de medios.

La publicidad es vender, el periodismo es informar, son cosas distintas con partes comunes. No es lo mismo crear un titular atrayente y escribir un reportaje de manera que enganche al lector desde la primera letra hasta el punto final, que venderlo. La primera parte es el trabajo que realmente se le exige al periodista, si lo que escribes no engancha, piensa algo mejor (sí, ya sé que me puedo aplicar el cuento). El periodismo se está prostituyendo cada día un poco más, esperemos que pronto aparezca un Edward Lewis por nuestro Hollywood Boulevard en un despampanante Lotus Silver 1989 Esprit SE y nos saque de ahí como hizo con Vivian en ‘Pretty Woman’. Un saludo.