Archivo de la etiqueta: Cómo

¿Cómo generar un comunicado de prensa realmente efectivo? 5 tips que no puedes ignorar

Los comunicados de prensa son una de las herramientas más utilizadas dentro de las estrategias de relaciones públicas ya que, a través de estos boletines, tanto agencias como marcas buscan ampliar el alcance de sus mensajes aprovechando la participación en la difusión que los medios de comunicación pueden tener.

Sin embargo, frente a la gran cantidad de información que se genera día a día, conseguir que se publique una nota de prensa proveniente de una marca, es una tarea cada vez más complicada.

Por tal razón, compartimos cinco tips para generar un comunicado de prensa con mayores posibilidades de ser reproducidos por los medios de comunicación:

1.-Encuentra el valor editorial

Ya sea que estemos hablando de un lanzamiento, nombramiento o evento realizado por la marca es importante encontrar el mejor ángulo informativo para cada tema, de tal manera que siempre exista un verdadero valor editorial en lo que se quiere comunicar. Por tanto es necesario preguntarse cuál es la relevancia que el mensaje tiene para las audiencias finales y actuar en consecuencia.

2.-Genera el mensaje adecuado para cada medio

El número de fuentes a las que se puede tener acceso cada vez son mayores y más diversas, con lo que el mensaje de una marca puede ser útil para diversos medios siempre y cuando sea visto desde perspectivas diferenciadas que se adapten a las líneas editoriales de cada canal. Es por eso, que la recomendación es adecuar la información a cada medio de manera independiente para diversificar las formas en las que esta se puede transmitir y sea atractiva para más medios.

3.-Materializa el beneficio

Hablar sólo de aquello que la marca hace sin dar un contexto sobre las razones y las soluciones que estas acciones pueden proponer, restará relevancia al mensaje que se desea transmitir.

Es importante generar un vínculo entre un problema general, la posición de la marca frente a esta situación y las resoluciones que tiene al respecto para alentar el interés tanto de los medios como de las audiencias finales.

4.-Apuesta por comunicación dinámica

Tanto medios de comunicación como audiencias finales se encuentran en un mundo saturado de información, razón por la cual es importante pensar en una manera dinámica de presentar la información. Por tanto, aunque el formato de boletín clásico aún tiene relevancia, es recomendable pensar en opciones más dinámicas para transmitir la información ya sea en forma de infografías o net releases, por ejemplo.

5.-No olvides el contenido adicional

Para muchos medios, replicar de manera textual la nota de prensa generada por las agencias de RP es una práctica que está fuera de sus normas editoriales con lo que siempre están en búsqueda de más información. Facilitar este material puede ser la diferencia entre ser publicado o no, por lo que es importante pensar en incluir una breve descripción de la marca o empresa, algunas ligas de acceso a materiales gráficos o bien a contenidos adicionales que puedan ampliar la información otorgada en la nota original.

vía Generar un comunicado de prensa efectivo: tips.

Anuncios

¿Cómo controlar la ira en una presentación en público? | Presentable.es – Presentaciones eficaces, Presentaciones creativas

Por Roger Prat

En ocasiones, deseamos reaccionar con agresividad ante las palabras o preguntas malintencionadas de alguien y dar rienda suelta a nuestra ira.

Hoy mismo he tenido ese impulso en el despacho de mi jefe (y no es la primera vez).

Sin embargo, esa opción, por lo general, no acostumbra a beneficiarnos en nada y, en cambio, puede perjudicarnos seriamente.

En una presentación convencional, en la que el público permanece en silencio durante tu discurso, esa posibilidad se reduce sólo al turno de preguntas y respuestas. Pero a diferencia de otros casos, la presencia de más gente en la sala hace que la habilidad de contenernos sea todavía más importante.

Caer en la malvada trampa de una pregunta con malas intenciones puede ponernos a toda la audiencia en contra. Luego…

¿Cómo podemos controlar la ira en una presentación en público?

Por lo general, para revertir este tipo de situaciones es necesario que ocurran dos cosas: conseguir apaivagar nuestro enfado, y conseguir también apaciguar a la persona que nos lanzó el dardo envenenado.

Serénate

Lo mejor para controlar tu ira es hacerla desaparecer. Calmarte. Algo fácil de decir pero no siempre evidente en caliente.

Lo mejor es respirar hondo. Una buena (o 2 o 3) respiración abdominal. Hace unos dos años y medio vimos la explicación fisiológica de por qué la respiración es fundamental para calmar los nervios y te di 10 ideas para reducir los nervios respirando durante nuestras presentaciones.

También funciona la mítica idea de Contar hasta 10 o más, según el enfado.

Y también se recomienda tener pensamientos positivos o repetirse a sí mismo palabras del estilo “mantén la calma” o “lo puedo controlar” para autoconvencerte de que puedes revertir la situación.

Todas estas ideas o recursos funcionan, pero tienen un inconveniente: necesitas tiempo para poder aplicarlas. Y cuando tu eres el centro de todas las miradas, no puedes tomarte todo el tiempo que quieras. O por lo menos no puedes hacerlo así sin más.

¿Cómo ganar tiempo ante una pregunta malintencionada?

La mejor opción, aunque no siempre es posible, es aplazar la respuesta.

Si la pregunta se desvía del tema o, directamente, no viene a cuento. O si es una pregunta que perfectamente puedes permitirte anunciar a la audiencia que se la responderás más adelante por mail, excúsate con la persona que la lanza y emplázalo a hablar de ello al terminar la presentación (o en otro momento).

Pero eso no siempre vas a poder hacerlo. Así que, ¿de qué otras formas puedes ganar tiempo?

Repite la pregunta o pide a la persona que la repita. Incluso puedes solicitar que aclare algún aspecto de la misma, aunque la hayas entendido perfectamente.  Eso te dará el tiempo suficiente para respirar, contar hasta hasta 10 e incluso pensar en la respuesta.

También, según el caso, puedes extender la pregunta al resto de la audiencia. Eso también te va a dar tiempo y, además, vas a promover que quien hizo la pregunta sienta que ya no se enfrenta sólo a ti (lo que puede rebajar un poco su actitud desafiante).

Rebaja la tensión con la Técnica del espejo

Aparte de calmarte a ti mismo, es importante conseguir hacer lo mismo con la persona que te lanzó la pregunta.

Seguramente en su caso lo que experimente no sea ira (pues habrá podido pensar premeditadamente la pregunta con tiempo), pero seguramente habrá tensión e incomodidad en ella.

Una técnica que se recomienda para generar confianza con tu interlocutor es la Técnica del espejo.

Como muy bien explica Marina Fernández en un artículo, consiste en imitar los gestos del interlocutor para que al sincronizarlos con los suyos se genere un clima de confianza que rebaje la tensión.

Hay que tener la precaución de imitar sólo los gestos principales y de forma muy natural para evitar que el interlocutor se de cuenta, ya que eso sólo haría que irritarlo todavía más.

vía ¿Cómo controlar la ira en una presentación en público? | Presentable.es – Presentaciones eficaces, Presentaciones creativas.

Cómo presentar conceptos abstractos sin perder el público en el proceso

Amor, emoción, intriga, felicidad, armonía, melancolía, celo, inseguridad… Cualquier persona de cierta edad puede decir que ha experimentado alguna de estas sensaciones. Son parte de ser humano, son parte de vivir. Por ello las entendemos y nos es fácil identificarnos cuando alguien habla de alguna de ellas.

Pero, ¿cómo las describirías a alguien que nunca las hubiera experimentado? ¿Y qué pasa con otros tantos conceptos que no son tan evidentes como “la nada”, “el vacío” o “el alma”? Estas preguntas pueden ponernos entre la espada y la pared.

Lo concreto vs. lo abstracto

¿Qué tienen en común cada una de las palabras enumeradas más arriba? Son conceptos abstractos.

Lo abstracto es etéreo, inmaterial y, por tanto, difícil de visualizar y comprender a la primera de cambio. Es exactamente lo opuesto a lo concreto que sí es físico, palpable y demostrable con el simple hecho de enseñarlo. Contrario a los conceptos abstractos, lo concreto lo conoces porque lo has visto. Y si no lo conoces, basta con sacar una muestra y ésta se queda grabada para siempre en tu memoria.

Desde un punto de vista práctico, lo normal es que, para salir adelante en el mundo empresarial o con tu propio negocio, no tengas que explicar a nadie desde cero ninguna de las ideas comentadas en la primera línea (salvo que seas psicólogo, guía espiritual o similar). Pero, en un mundo movido por la tecnología y la propiedad intelectual, hoy más que nunca es necesario poder transmitir ideas y conceptos a priori difíciles de entender, porque están por todas partes. Desde software a responsabilidad social corporativa. Desde retorno de la inversión, hasta compromiso con una causa.

Hoy más que nunca es fundamental ser capaces de definir, describir y explicar de manera sencilla una larga serie de conceptos abstractos para poder asegurar inversión para tu start-up, para motivar al personal de tu equipo, para convencer a los demás de adoptar tus ideas, casi con independencia del ámbito en el que te desenvuelvas. Pero, ¿cómo hacerlo?

¿Cómo presentar conceptos abstractos y lograr que nos entiendan?

Lo primero es tener clara la diferencia entre concreto y abstracto. Si puedes tocarlo, es concreto. Si no, es abstracto.

Luego, entender que lo que a ti te parece sencillo, lo es casi con total seguridad porque llevas horas de práctica y páginas a la izquierda que lo han hecho parte de tu ser y de tu identidad. Pero esto no es así para los demás y lamentablemente, nos cuesta tomar conciencia sobre este asunto.

Partiendo de esta base, lo más importante a la hora de presentar conceptos abstractos es buscar la manera de que el mensaje sea claro y sencillo, encontrando asociaciones con aquellas cosas concretas que son familiares a las personas ante las que presentas.

¿Cómo simplificar un concepto abstracto para poder presentarlo de manera efectiva?

Yo sugiero, al menos, cuatro recursos.

1. METÁFORA

Es una comparación que facilita la comprensión de un concepto. Es una figura retórica que busca lograr una asociación entre aquello que nuestro interlocutor conoce con el nuevo concepto desconocido. Al entender la relación, entiende el nuevo concepto.

“La nada es como un huevo sin cáscara, sin yema y sin clara.”

2. EJEMPLO

Ofrece un caso real y de la vida cotidiana relacionado con el concepto tratado. Por lo regular, un ejemplo hace que el oyente genere sus propias imágenes mentales de lo ocurrido, facilitando el entendimiento por sus propios medios.

“Retorno de la inversión: El mes pasado pagamos 4.000€ por publicar un banner en la web del periódico local y esto nos ha reportado un volumen de ventas de 100.000€. Tras invertir X hemos obtenido un retorno Y.”

3. AYUDA VISUAL

Es utilizada típicamente para facilitar el entendimiento de temas complejos. Acerca lo abstracto a lo concreto. Es efectiva porque permite a quien escucha acceder a más de un sentido (auditivo + visual), lo que proporciona una experiencia más amplia.

Una foto proyectada, un dibujo bosquejado a mano y al momento, o un objeto mostrado durante la presentación.

4. HISTORIA

Es como la versión larga del ejemplo, provista de numerosos detalles que la hacen mucho más efectiva que cualquier explicación teórica. Haciendo uso de los otros recursos mencionados arriba y sumándole el toque emocional y el proceso para la resolución de un conflicto, metemos al oyente dentro de ésta, y éste es capaz de montarse su propia película y así encontrar por sí mismo el sentido a la idea que intentamos trasladar.

Estamos rodeados de cosas concretas. Basta con ver y tocar para comprobarlo. Pero también estamos rodeados de ideas abstractas aunque no las veamos, aunque no las comprendamos. Y su entendimiento puede enriquecer nuestra visión de las cosas,  de la vida y de los negocios.

Sea para uso profesional o personal, usa estos cuatro recursos y podrás presentar conceptos abstractos de manera eficaz y así lograr que los demás tomen acción sobre tus ideas.

¿Cómo levantar el ánimo de tu audiencia? | presentable.es

En ocasiones, un presentador tiene que levantar el ánimo de la audiencia.

No me refiero a hacer un show entretenido para distraer sino propiamente a levantar el ánimo.

En ocasiones, el público que vas a tener delante estará triste o asustado por algún motivo. Puede que esperen malas noticias por tu parte, o que acaben de conocer un suceso negativo…

El caso es que la táctica del show, en estas situaciones tan delicadas, puede girarse en tu contra si el público siente que no estás teniendo en cuenta sus sentimientos. Hay emociones que no deben ser banalizadas. Luego…

¿Cómo levantar el ánimo de tu audiencia?

Sin duda, un momento que encaja a la perfección con la situación descrita anteriormente es la que vivieron los pasajeros del primer vuelo de Germanwings el día posterior a la tragedia del pasado martes 24 de marzo en los Alpes franceses, en el que murieron 149 inocentes por culpa del instinto suicida de su copiloto.

Germanwings

Seguramente, ese miércoles, los pasajeros, sentados en sus asientos, no estaba muy tranquilos, que digamos.

Pero el comandante Frank Woiton decidió tomar cartas en el asunto, tal y como relató en Facebook una de las pasajeras:

“Ayer en la mañana, a eso de las 8.40 am, abordé un avión de la compañía Germanwings con destino a Colonia. Tenía sentimientos encontrados.
Pero el piloto al mando del avión saludó a cada pasajero de manera personal, e incluso hizo un breve pero emotivo discurso antes de despegar.
Y no desde la cabina, sino junto a nosotros, los pasajeros, y toda la tripulación.
Habló sobre cómo el accidente lo había impactado profundamente, a él y a todo el personal de vuelo. Sobre lo consternados que estaban todos.
Pero también recalcó que ellos estaban ahí por voluntad propia.
Habló también de su familia, y declaró que él haría todo lo posible para estar con ellos de nuevo esa noche.
Todos estábamos profundamente conmovidos, en silencio. Y entonces todos comenzaron a aplaudir.”

De la brillante actuación del piloto podemos extraer algunas lecciones:

1.- Ponte en el lugar de tu audiencia

Se puede decir en una sola palabra: Empatía. La identificación mental y afectiva de un sujeto con el estado de ánimo de otro.

Es muy difícil revertir el estado emocional de otra persona si no lo conocemos. Por eso, el primer paso que debes dar es intentar meterte en su mente para saber qué es lo que le preocupa, lo que le asusta, o lo que le enfada

El comandante Woiton supo entender el miedo que experimentaba el pasaje. El hecho de que los pasajeros y los pilotos queden separados por una puerta y no  se vean (algo habitual hasta el martes pasado) generó una sensación de indefensión, de no saber en quien confías tu vida en ese momento. Y eso preocupó a los allí presentes.

¿Sabes qué es lo que inquieta a tu audiencia? ¿Tienes claro cómo se siente? Empieza tratando de averiguarlo y ponte en su lugar.

2.- Crea las circunstancias adecuadas

Porque es justo al ponerte en su lugar cuando vas a poder intuir qué cosas son las que a ti te ayudarían a tranquilizarte.

El comandante Woiton intuyó que para poder tranquilizar a los pasajeros hacía falta conseguir que confiaran en él. Y, por lo tanto, debía salir de la cabina y hacerse visible. Y para asegurarse de que todo el pasaje lo veía, decidió saludar personalmente uno a uno a todos los allí presentes (tripulación incluida).

Como explica la Dra. Weinschenk en su libro 100 cosas que todo presentador debe saber sobre la gente, las personas necesitamos cosas familiares cuando estamos asustados o tristes. Así que darse a conocer fue equivalente a hacer familiar al piloto.

De la misma manera, el comandante hubiera podido elegir dar un pequeño mensaje antes de despegar desde la misma cabina (que es el procedimiento habitual en los vuelos). Pero nuevamente comprendió la necesidad de estar presente y visible, así que hizo un pequeño parlamento desde el mismo pasillo del avión, delante de todos.

Prepara todas las circunstancias que envuelven tu presentación para que te permitan conectar con la audiencia.

Frank Woiton

3.- Elige un buen mensaje

Al día siguiente, el comandante Woiton, volvió a repetir el proceso en un vuelo Düsseldorf-Barcelona (la misma línea que realizaba el avión siniestrado). Lo que dijo al pasaje fue breve pero muy potente:

“Les llevaré sanos y salvos de Düsseldorf a Barcelona. Pueden confiar en ello, porque también yo quiero sentarme esta noche con mi familia a la mesa”

Si analizáramos este mensaje según las 6 propiedades explicadas con maestría por los hermanos Heath en el libro Ideas que pegan veríamos como se cumplen muchas de ellas.

Se trata de una idea simple: les llevaremos sanos y salvos de Düsseldorf a Barcelona. No hay lugar para interpretaciones. Podría haber hablado de “velaremos por la seguridad del pasaje bla bla bla…”. Sin embargo, deja muy claro cuál es su propósito.

Es también una idea concreta. No existe abstracción alguna en ninguna de las dos frases y, por lo tanto, ambas frases son muy fácil de visualizar mentalmente. “Les llevaré sanos y salvos de Düsseldorf a Barcelona” y “quiero sentarme esta noche con mi familia a la mesa”.

Y precisamente por eso es un mensaje emocional. Dice sólo 2 frases, pero son las dos cosas que les preocupa a los pasajeros en ese momento: llegar bien y ver a su familia. Por eso conecta perfectamente con su estado de ánimo.

El mensaje, gracias a las circunstancias creadas, es completamente creíble. Y por lo tanto, la gente acepta la llamada a la acción del piloto: confiar.

Tomado de: http://www.presentable.es/consejos-practicos/como-levantar-el-animo-de-tu-audiencia/?

Dedica tiempo a preparar el mensaje de tu presentación para que sea todo lo eficaz que puedas.

Cómo realizar un plan de comunicación. Un sencillo ejemplo | lmdiaz.com/

Sin gestión estratégica no tiene sentido hablar de comunicación estratégica

El plan de comunicación debería ser la biblia de toda organización con interés por escuchar, proyectar una imagen pública y labrarse una reputación. Lamentablemente, como en muchos otros aspectos de esta profesión, en ocasiones la falta de fe hace que ni siquiera tengamos manual.

Aunque solo lo contempláramos como elemento de reflexión, ya merecería la pena plantearlo. Si, además, tenemos la posibilidad de implicar a la organización en su diseño y desarrollo…

Por ello, voy a compartir un modelo sencillo y eminentemente práctico de un plan de comunicación, que sirva como referencia, si bien cada institución es un entorno especial al que hemos de adaptar siempre la estrategia.

La inspiración se la debo a Andoni Aldekoa, consejero delegado del Ayuntamiento de Bilbao, con el que recientemente he tenido la ocasión de compartir aula.

ANÁLISIS – DIAGNÓSTICO

Es un aspecto básico, quizá uno de los más importantes de cualquier plan.

Ningún viento es bueno para el barco que no sabe dónde va. Lucio Anneo Séneca

Debemos tener una imagen lo más cercana posible a la realidad, a cómo nos perciben nuestros públicos. Y para ello, indudablemente, hemos de investigar y analizar para conocer mejor que nadie nuestros puntos fuertes y débiles, las oportunidades y los riesgos que se abren ante nosotros.

Por ello es tan imporante invertir tiempo y medios en obtener estos datos, ya sea a través de fuentes propias, publicaciones ajenas, encuestas, grupos de discusión…

OBJETIVO

A partir de la fotografía anterior, podemos establecer con garantías el objetivo principal del plan, que -a su vez- podemos dividir en varios parciales, preferiblemente no más de tres.

PÚBLICO

Tanto los medios como los mensajes deben adaptarse a cada público al que nos dirijamos. Conviene analizar con detalle todos, radiografiar cada grupo, para poder integrarles de un modo diferenciado en nuestra estrategia y objetivos.

MENSAJE

Entonces, y solo entonces, estaremos en disposición de generar los mensajes, modularlos, en tiempo y forma, y adaptarlos a cada perfil de público.

Conviene generar 3 mensajes clave por cada tipo de público y reiterarlos una y otra vez. La enunciación debe variar, adaptándola a cada medio y canal, pero la esencia -fiel al objetivo trazado- debe ser siempre la misma.

MEDIOS

Y los trasladaremos a través de los medios idóneos para llegar a cada público, de acuerdo con los objetivos y la estrategia trazados.

CALENDARIO Y PRESUPUESTO

La realización de un calendario que incluya un presupuesto para cada una de las acciones propuestas debe servir, también, como herramienta de pedagogía. Todos los implicados podrán así conocer, con detalle, las fases y desarrollos del plan y siempre nos servirá de referencia para evaluar los éxitos y los fracasos.

EVALUACIÓN Y SEGUIMIENTO

Tan importante como su realización es la fijación de una serie de indicadores que nos permitan conocer en cada momento la marcha del proyecto.

El plan de comunicación debe ser un documento vivo, que evoluciona al ritmo de la organización, y cuyo rumbo y acciones se pueden (y deben) variar para acompasarlos a las cada día más cambiantes condiciones del entorno.

Cada cierto tiempo, un año puede ser una buena pauta inicial, se debe realizar una evaluación completa que nos permita conocer los objetivos alcanzados e introducir las mejoras necesarias para seguir alcanzando otros.

Se trata, en definitiva, de recoger en un documento sencillo y flexible, la situación actual de la organización y su proyección futura.

Y recuerda que es obligatorio ponerlo todo por escrito, porque solo con la referencia diaria del camino recorrido y del que queda por delante seremos capaces de conseguir los objetivos trazados.

Porque como dijo el político romano Cayo Tito: Verba volant scripta manent. Y las palabras, al final, se las lleva el viento.

Tomado de: http://lmdiaz.com/como-realizar-un-plan-de-comunicacion-un-ejemplo-practico/#sthash.giQygNMh.dpuf

Blog sobre la carrera de Comunicación Social

A %d blogueros les gusta esto: