3 trucos para iniciar una presentación con buen pie – Declamatoria


Por Sebastián Lora

El primer minuto es el momento más difícil de toda presentación. Estamos ansiosos y no hay complicidad con el público, ya que éste todavía no tiene muy claro por qué prestar atención a lo que vamos a decir.

En tales circunstancias, lo normal es que el cuerpo nos pida comenzar rápido para acabar rápido y salir del paso (rápido). Pero esto puede hacer que descuidemos los detalles, a priori triviales, a posteriori vitales.

Y es que cuidar de los detalles es lo que convierte a una buena presentación en excelente, diferenciándola del resto.

Tres trucos para iniciar una presentación con fuerza, incluso antes de hablar

Antes de abrir la boca y decir la primera palabra, es aconsejable tener en cuenta algunas cosas para conseguir ese nivel de diferenciación frente a los presentadores del montón. Te sugiero tres, concretamente.

1 ESPERAR

Si bien el tiempo apremia, no hay que ir con prisas. Porque lo bueno se hace esperar. Comenzar a hablar cuando hay ruido y movimiento en la sala es receta segura para que un buen número de personas se pierda el inicio. Y el inicio es valiosísimo para captar la atención y dejar claro el beneficio para el público.

Espera a que se sienten y a que hagan silencio. Una vez haya llegado la calma, cuenta unos segundos más, hasta que comiences a sentir un ligero toque de incomodidad. Esto generará expectación, facilitará captar la atención y te asegurará que nadie se pierda la introducción por tonterías.

2 MIRAR

El contacto visual es fundamental para conectar con el público. Da la sensación de tener a todo el mundo presente, de que te importa cada miembro del público. Además, te permite encontrar las caras amigables sentadas en la sala que te darán la fuerza de superar ese primer minuto tan “duro”.

Busca el contacto visual con el público antes de iniciar. Mira a un lado, mira al otro, mira al centro y, sólo entonces, lánzate a hablar. Esto te servirá como toque de atención (en positivo) para comunicar al público que estás listo para iniciar.

3 SONREÍR

La sonrisa es una de las mejores cartas de presentación. Muestran buena voluntad y ganas de estar en el momento presente. Y gracias a la existencia de las neuronas espejo, generan un bucle de positivismo y un buen ambiente en la sala que facilita la relación con el público y la conexión con quienes ya te sonríen.

Siempre que el tema y la situación lo permitan, sonríe. Hazlo antes de comenzar a hablar. Con la sonrisa mostrarás al público que vienes en son de paz, lo que te ayudará a desarmarlo y a llevarlo a tu terreno.

Los detalles hacen la diferencia. Por eso, antes de decir la primera palabra, espera a que llegue la calma, mira al público y sonríe. Su atención será total y tu introducción cumplirá su cometido.

¿De qué otra manera te preparas para iniciar tus presentaciones? ¿Qué otros trucos conoces para comenzar con buen pie?

vía 3 trucos para iniciar una presentación con buen pie – Declamatoria.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s